Borreguismo mental (post-3)

votar

Protesta, sé rebelde con causa, porque es casi siempre el primer paso para innovar.

Pero hoy no voy a hablar de los que innovan, sino de sus antagónicos, los que siguen la práctica del borreguismo mental.

Me interesa mucho el tema, y lo comento en este foro, por tres razones: 1) porque creo que el comportamiento-borrego es uno de los grandes frenos para la innovación, 2) porque la innovación 2.0, y su enfasis en la participación, solo es posible desde un cuestionamiento del paradigma dominante en las empresas actuales, 3) porque ninguno de nosotros estamos salvados de padecerlo, en mayor o menor medida, si no nos espabilamos.

¿Qué es seguir una actitud de “borrego“? El término se utiliza no solo para aquellos que adoptan una actitud dócil o de sometimiento a otra persona o idea, sino también para los que siguen un comportamiento mimético, sin criterio propio y que son incapaces de preguntarse si lo que hacen, o dicen (o repiten), tiene un verdadero fundamento.

El borrego sufre un déficit crónico de capacidad para la reflexión autónoma. Su pensamiento está atado, maniatado por voces externas, o simplemente opera en “piloto automático“.

Los borregos son practicantes de la filosofía de “solo-blanco-o-negro”, e ignoran las zonas grises porque les obliga a pensar. Esta actitud de vagancia mental los convierte, en definitiva, en unos traga-tópicos sin contemplaciones.

Es complicado no dejarse atrapar por el comportamiento-borrego, porque además de que implica la actitud más comoda, la sociedad te incita constantemente a dejarte llevar.

Desde la infancia te educan para ser obediente, y los colegios premian la uniformidad y la disciplina por encima de todo. Después, cuando somos adultos, las presiones que sufrimos para mantenernos entre los “normales” son implacables, y cuesta luchar contra eso.

Por concretar más, podría ahora citar muchos ámbitos donde se practica ampliamente este deporte, por ejemplo:

  • Borreguismo comercial = No escandalizarse, ni protestar, ante la letra pequeña o la publicidad engañosa. Aceptar los abusos empresariales como algo que simplemente “es así”, y no se puede cambiar.
  • Borreguismo político = Votar solo por el carisma y la imagen del candidato (Nos gusta un político porque es simpático, pero ni nos fijamos en sus ideas). Creer que lo que dice la TV es una opinión imparcial, y por tanto, verdad absoluta. Pensar que solo hay “malos” y “buenos” en las historias que se cuentan por los medios de difusión.
  • Borreguismo laboral = El viejo mito de la “obediencia debida” y el falso “sentimiento corporativo”. El discurso condicionado (y tremendamente aburrido) de los futbolistas, que jamás se mojan por nada que ponga en riesgo su nomina. Admitir que las empresas están por encima de la “libertad de expresión”.
  • Borreguismo cultural: Los “fashion victims“. Los jóvenes-clones que pasean por el Paseo de la Castellana vestidos de uniforme corporativo. Ser “cool” porque queda bien o está de moda. La comercialización descarada de la cultura. El seguimiento ciego de famosos o de hábitos culturales importados que se imponen a base de talonario, y no por su calidad.

Pero OJO, no seas un/a rebelde sin causa. No conviertas a la innovación (entendida como un acto anti-borrego) en un fin en sí misma.

¿Ser “rebelde” solo por espíritu de contradicción o llamar la atención?. No, porque protestar desgasta, es costoso, así que conviene hacerlo de forma genuina.

Ser un “rebelde sin causa” es incluso más estúpido que ser borrego porque al menos éste tiene sus compensaciones, sus gratificaciones por su silencio o complacencia. Si eres reivindicativo, que lo seas por algo que tenga sentido.

Pero… ¿qué tiene sentido? Pues desde mi modesto punto de vista, rebelarte ante cualquier práctica que signifique un abuso, una injusticia o una manipulación interesada de la realidad, bien sea comercial, laboral, política, cultural o personal.

Esa actitud de sano cuestionamiento (y sobre todo, de aquello que damos habitualmente por sentado) ha sido siempre un motor impresionante para la innovación, y recomiendo ejercitarla cada día.

About the author

Amalio Rey

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. CREATIVIDAD para innovar | Innovadoressociales - 08/15/2009

    [...] 7.Amalio A. Rey: “Borreguismo mental”. Blog del autor. [...]

  2. Blog de Amalio A. Rey · Menospreciar por el habla: un sabio andaluz (post-218) - 02/10/2011

    [...] que si entra a un bar a pedirse una cerveza, nadie pensaría que lo es (recuerda, los tópicos y el borreguismo mental). Y para más inri, la anécdota que cuenta va de béticos, porque el tío coincide conmigo en el [...]

  3. ¿Cómo es la gente con iniciativa? (post-376) | - 10/02/2013

    [...] dado para que esto sea así, no me convencen”. Preguntarse “¿Y por qué no?”. Huir del “borreguismo” y del “group-think”. Aprender a tomar decisiones de forma autónoma. Pensar primero en lo [...]

  4. Las 11 competencias básicas necesarias para formar la actitud emprendedora. | Nichos de mercado en Internet - 10/10/2013

    [...] no me convencen”. Preguntarse “¿Y por qué no?”. Huir del “borreguismo” y del [...]

  5. Las 11 competencias básicas para formar la actitud y aptitud emprendedoras. | Nichos de mercado en Internet - 10/10/2013

    [...] no me convencen”. Preguntarse “¿Y por qué no?”. Huir del “borreguismo” y del [...]

  6. Las 11 competencias básicas necesarias para formar la actitud emprendedora. | grandes Pymes - 10/30/2013

    [...] dado para que esto sea así, no me convencen”. Preguntarse “¿Y por qué no?”. Huir del “borreguismo” y del [...]

  7. Las 11 competencias básicas necesarias para formar la actitud emprendedora | Emprendiendo Vuelo Hacia el Conocimiento - 11/11/2013

    [...] dado para que esto sea así, no me convencen”. Preguntarse “¿Y por qué no?”. Huir del “borreguismo” y del [...]

  8. ONCE PUNTOS PARA ENTENDER AL EMPRENDEDOR | Universo PYME - 12/13/2013

    [...] dado para que esto sea así, no me convencen”. Preguntarse “¿Y por qué no?”. Huir del “borreguismo” y del [...]

Deja un comentario