Agenda abierta en California (post-114)

votar

Universidad de StanfordEste post lo comencé en Málaga y lo termino en San Francisco.

Lo finiquito en el hotel a donde acabo de llegar después de un viaje con dos escalas que se me ha hecho eterno.

Las baterías del portátil, otra vez, tan mezquinas como siempre.

Como decía, hoy he cruzado el charco otra vez, en dirección a San Francisco, California. En este noviembre toca la Costa Oeste, y de paso hago mi semana de retiro semestral, aunque de “retiro” más bien poco. Me espera una agenda intensa.

Un pequeño grupo de empresas del Parque Tecnológico de Andalucía viaja el domingo-15, pero a mí una semana me sabía poco para curiosear sin prisas, y a mi bola, así que adelanté el viaje para este miércoles, por lo que estaré por aquí unos 10 días. Se me ha unido en la avanzadilla Pablo Díaz, de Arelance, con quien ya he compartido aventuras similares.

He ido armando el puzzle del viaje con la valiosa ayuda de Aranzazu, Borja y otros compañeros de la Spain-US Chamber of Commerce, y de buenos amigos (y competentes profesionales) como Nadia Díaz, de la sede de la Cámara en Málaga.

A esto agreguémosle decenas de e-mail y gestiones personales para cerrar reuniones con gente que me interesaba. No puedo olvidarme de Inés y Ana María que se lo han curra’o un montón, y a las que también les estoy muy agradecido. ¡¡Dos tesorillos de mucho cuidado!!

En los envíos de e-mail y llamadas telefónicas la tasa de éxito ha sido más bien baja, pues estos americanos tienen muy bien calculado su “coste de oportunidad”, y si hablamos de gente que trabaja en la Universidad de Stanford, o en empresas potentes del Silicon Valley, se puede uno imaginar que mi nombre les suene a chino, y tengan cosas que hacer más rentables que recibirme.  Pero bueno,  no puedo quejarme, algunas perlitas hemos conseguido, y la cosa pinta bien.

¿A qué vengo a California? Os cuento, traigo cinco prioridades, pero ya veremos al final en qué puertos terminamos fondeando:

  1. Ecosistemas de innovación para emprender: Tengo muy claro que Silicon Valley es un fenómeno tan particular que no es traducible a nuestro contexto. Eso lo sé desde hace tiempo. Pero sí que me interesa conocer nuevos modelos de incubación y metodologías de selección de proyectos y de talento emprendedor que puedan ser adaptables al tipo de programas con los que colaboro.
  2. Emprendedores Sociales: Es una línea de trabajo que estamos profundizando en emotools cada vez más. Es un territorio en el que nos sentimos cada vez más cómodos, más ilusionados, pero somos novatos y todavía tenemos mucho que aprender aquí.
  3. Valorización y transferencia de tecnología: La colaboración Universidad-empresa es un tema recurrente en mi trabajo, donde suelo tener muchos proyectos, además de que somos consultora Innocash, y colaboramos bastante con OTRIs y agentes de intermediación.
  4. Empresa 2.0: San Francisco y el Silicon Valley son centros neurálgicos en la promoción de nuevos modelos vinculados a la cultura y las tecnologías 2.0. Ando buscando empresas que estén metidas en estos desarrollos, y me voy a reunir con algunas de ese perfil para conocer de primera mano su visión de cómo esperan que evolucione todo esto.
  5. Pensamiento de Diseño: A pesar de mencionarlo al final, éste es el objetivo que más me atrae. Veo enormes oportunidades en el uso del “Design Thinking” como metodología para innovar. Desde hace algún tiempo venimos hablando de esto, a la estela de gente como Juan Freire y Ramón Sangüesa, y California ofrece muy buenos ejemplos de proyectos desarrollados con esta filosofía.

Este plan va acompañado, como no podía ser de otro modo, del atractivo lúdico-festivo de callejear por San Francisco, que es una ciudad que estoy seguro me va a encantar. Tiene todo para que me guste: gente rara y diversa por un tubo, mar y montaña mimetizados, buen clima, cosmopolitismo, diversión y sed emprendedora en sorprendente armonía.

CaliforniaSanFranciscoPaintedLadiesHzCoincide este fin de semana con la celebración del 8º San Francisco GreenFestival, que es un sarao enorme que organiza Global Exchange, con cientos de speakers y eventos culturales, y al que intentaré asistir el domingo.

¿Mi agenda? Bueno, ya he dicho que está todavía abierta. Me he reservado este jueves y viernes para patearme el campus de Stanford, que está en Palo Alto, y visitar varias facultades y programas que me interesan.

Mi prioridad número uno es D. School, la escuela de diseño de Stanford. La sigo casi desde que se creó, porque es un invento reciente. Conozco varios de sus proyectos a través del blog del centro y de Metacool que publica Diego Rodriguez, entre otros. Me interesan especialmente tres líneas de trabajo que lleva la escuela:

  • Business Model Design: Uso del Pensamiento de Diseño, y de sus modelos de prototipado colaborativo, para innovar en modelos de negocio. La idea es repensar los modelos de negocio con la lógica y las herramientas con que un buen diseñador lo haría en un producto.
  • Entreneurial design for extreme affordability: Es un programa de D. School para diseñar productos y soluciones adaptados a las necesidades tan restrictivas del Tercer Mundo.
  • Social Design: En la línea anterior, me interesa la aplicación del Pensamiento de Diseño y su metodología multidisciplinar en la búsqueda de soluciones a problemas sociales muy complejos.

El año pasado visité el Institute of Design de Chicago, que es el otro gran exponente del Pensamiento de Diseño, así que vengo con la lección aprendida para completar algunas piezas del rompecabezas que me faltan.

Mi segunda prioridad en el Campus es el Center for Social Entrepreneurship que está en la Stanford Graduate School of Business, que como indica su nombre, está especializado en investigar y promover el emprendimiento social. En esa misma línea, tengo previsto el viernes-20 un encuentro con el director ejecutivo de Social Edge, una de las comunidades online más activas del mundo en este campo, con decenas de miles de seguidores.

El 17 tengo una interesante reunión con técnicos de la Office Technology Licensing (OTL) de la Universidad de Stanford, que vendría a ser como la “OTRI” u Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de esa universidad, aunque podéis imaginar que bastante distinta a las que conocemos en España. Estuve husmeando en los datos e indicadores de licencias y otros contratos que gestionan, y es obvio que hablamos de otra Liga. Llevo conmigo una ristra de preguntas que me han pasado amigos de OTRIs, y ya veremos si seré capaz de pescar buenas respuestas.

Otro tema que me interesa mucho es la promoción de emprendedores. Desde que leí el libro de Hervet Lebret , “Start-up” y he ido sintonizando con la filosofía 2.0, mi perspectiva sobre este asunto ha cambiado bastante. Escribí un artículo en su momento (“Incubando en los tiempos de la web social”) que resume mi punto de vista al respecto.

SiliconValleyMapEstoy investigando en modelos más ligeros, ágiles y colaborativos para el fomento de empresas innovadoras. No me convencen los formatos burocratizados y lentísimos, con un fuerte corte funcionarial, que pretenden incubar y fomentar empresas a base de subvenciones y ayudas-que-no-ayudan. Me atraen más los modelos tipo “aceleradoras” que se dan por aquí.

Intenté concertar una reunión con la gente de Y-Combinator, pero fue imposible porque éstos funcionan en plan-vendimia, cierran y abren el chiringuito por temporadas, para captar proyectos. Curiosa e inteligente estrategia para generar ansiedad en los candidatos y que los gestores descansen.

Otra área en la que estoy enredado es la Biotecnología, porque colaboro hace tiempo con la Fundación Genoma España en la formación de bioemprendedores, y como el Silicon Valley está viviendo una nueva ola de crecimiento basada en las Life Sciences, con el boom que se está produciendo de BIOempresas en el Valle, ésta es una buena oportunidad para enterarme de cómo llevan esto los amigos de la Costa Oeste. Así que voy a visitar una incubadora, San José Biocenter, que acoge a empresas de este tipo.

También pienso darme una vuelta, mañana mismo, por el programa Stanford Biodesign, que ofrece el atractivo de mezclar varias disciplinas (diseño, ciencias de la vida, management, ingeniería, etc.) con el objetivo de desarrollar nuevos dispositivos biomédicos que den respuesta a necesidades urgentes del sector a base de innovaciones más disruptivas. Un buen ejemplo de hibridación, un concepto que trabajamos hace tiempo en emotools.

En cuanto al fenómeno de Silicon Valley, sospecho más o menos lo que me voy a encontrar porque antes he leído mucho sobre el tema. Pero creo que verlo y absorberlo in situ me añadirá una nueva perspectiva. Ya veremos, vengo con la mente abierta. Por cierto, creo que me voy a quedar con las ganas de conocer el campus de Google en Mountain View. Están limitando mucho las visitas ante el gran número de solicitudes que reciben.

A pesar de tanto plan, debo decir que también hay espacio para la serendipia. Las antenas van en alerta y bien cargadas. Me dejaré llevar por el campus de Stanford y las calles de San Francisco. Seguiré practicando mi formula del 70/30, un 70% “buscando” alrededor de estos objetivos que comenté antes, y un 30% dejándome llevar por la sorpresa, para poder “encontrar”.

Por cierto, mi inglés puede calificarse de digno, ni más ni menos que eso. Me cuesta más entender que hablar. Al final me busco la vida, aunque reconozco que me agota bastante el sobre-esfuerzo de concentración que me exigen las entrevistas. Intento compensar mis limitaciones lingüísticas con observación y curiosidad, además de prepararme bien investigando todo lo que puedo sobre la organización que voy a visitar.

Y después, me encanta husmear en los tablones, leer cualquier material que me caiga en mano, observar a la gente y andar por los pasillos en busca de señales que me ayuden a completar la información que me falta. Al final, eso se traduce en aprendizaje, tanto de experto como vivencial. Todo me sirve, la verdad, y es lo bonito de viajar.

Llamé a Vodafone para ver cuánto me costaba tener online mi móvil, y twittear a menudo, pero ésta gente no sé en qué planeta vive. Sí, lo sé, en el mundo del abuso flagrante al consumidor. Me pedían 120 euros para estar conectado, y 30 diarios por cada conexión. En fin, que va a twittear su abuela, y de paso me viene bien, porque así disfruto más de la vida analógica que siempre me ha atraído más. Escribiré por las noches, desde el hotel.

La verdad es que nunca me he sentido cómodo usando Twitter para el “What are you doing” pero había pensado que este viaje podía dar mucho juego para contar cosas curiosas en tiempo-twitter. Pero va a ser que no, y al final me alegro. Nos seguiremos viendo por aquí en modo asíncrono.

About the author

Amalio Rey

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , ,

9 Responses to Agenda abierta en California (post-114)

  1. Senior Manager 11/12/2009 at 13:51 #

    Amalio, te deseo toda la suerte del mundo, pues los conocimientos, las ganas y las buenas intenciones, ya las llevas contigo…
    Muchas gracias por tu extenso relato, que seguro sirve de guía a otros involucrados en proyectos similares o en la búsqueda de acercamientos de la misma naturaleza.
    Saludos y ya nos contarás más.
    SM

  2. David Sánchez Bote 11/12/2009 at 16:21 #

    Joe que envidia me has dado!! Me ha gustado mucho el concepto de Emprendedores Sociales. ¿tienes algún post escrito sobre ello en el que pueda leer más?
    Buen Viaje!!

  3. Enrique 11/12/2009 at 17:25 #

    Te dejo este enlace al respecto. Un saludo!
    http://www.nytimes.com/2009/11/03/education/03iht-riedentre.html?pagewanted=2&ref=global-homeAmalio

    Me ha gustado esta entrada que me parece un buen ejemplo de bitácora personal abierta. Suerte y aprovechamiento en el viaje, sólo comentar que me interesa el punto 2 (emprendedores sociales) a raíz de conocer casos como el banco grameen de Yunnus, el Aravind Eye Hospital de la India, y una persona que he conocido que sabe del tema.

    Te dejo este enlace al respecto. Un saludo!

    http://www.nytimes.com/2009/11/03/education/03iht-riedentre.html?pagewanted=2&ref=global-home

  4. Amalio 11/13/2009 at 05:56 #

    @Senior: ¡¡muchas gracias!!! Se agradece mucho el animo. Acabo de llegar al hotel despues de un palizon de mucho cuidado por el campus de Stanford. No te imaginas lo que hay que andar (la gente se mueve en bicicleta) y la tension que te genera querer captar todo a la vez…jjj. Tuve una interesante reunion con una empresa de Palo Alto, y despues me zambulli en Stanford. Ya os contaré en un post posterior, pero ahora déjame descansar y metabolizar todo esto. Anoche dormí solo 5 horas… y encima, el jetlag. Ahora iba a escribir un post, pero la verdad, creo que mi body pide descanso, y despues unas birras por San Francisco. Brindare a tu salud y a la del resto de los amables amigos que me visitan por aqui… Gracias!!!

  5. Amalio 11/13/2009 at 06:08 #

    @David: Pues mira, hace tiempo vengo trabajando el tema, y leyendo cosas. Hay mucho de esto escrito por ahi. No tengo un post pero te prometo que voy a escribir un articulo sobre esto en Diciembre, cuando termine toda esta movida, y tenga tiempo pa’ poner orden al material recopilado. Es un mundo fascinante ese de la interseccion entre el emprendimiento y la solucion a los problemas sociales. La idea es sistematizar la innovacion social, gestionarla mejor e introducir la cultura emprendedora en ámbitos donde habitualmente pasamos el relevo al Estado. En emotools miramos cada vez con mas simpatia esta actividad, y este viaje va a ayudar a consolidar nuestra apuesta por ello. “I have a dream” que te voy a contar, un secreto a viva voz, por si quieres unirte al proyecto. Nos apetece mucho crear una “Incubadora de emprendedores sociales”. Ahi seguiríamos la logica de incubadoras modernas, ágiles y dinámicas, pero para resolver “wicked problems” a escala local, tangibles, y que generen resultados rapidos. Es mi sueño, uno de ellos, asi que a mas gente se incorpore, mucho mejor. Tengo tambien medio diseñado un modelo de “incubadora virtual”, pero bueno, ya te cuento.
    Por cierto, gracias por participar con tus opiniones. Te confieso que cuando cuento estas cosas, cuando me pongo a escribir a costa de perder horas de sueño (y recibo los regaños despues de mi Ana María), a veces me consume la duda de si realmente pueden interesar a alguien. Por eso alegra mucho saber que al menos sirven para inspirar a gente como tu. Un placer, como siempre, David…

  6. Enrique 11/13/2009 at 14:54 #

    Amalio

    Me ha gustado esta entrada que me parece un buen ejemplo de bitácora personal abierta. Suerte y aprovechamiento en el viaje, sólo comentar que me interesa el punto 2 (emprendedores sociales) a raíz de conocer casos como el banco grameen de Yunnus, el Aravind Eye Hospital de la India, y una persona que he conocido que sabe del tema.

    Te dejo este enlace al respecto. Un saludo!

    http://www.nytimes.com/2009/11/03/education/03iht-riedentre.html?pagewanted=2&ref=global-home

  7. LIDIA 11/13/2009 at 20:18 #

    Amalio
    ¡me encanto! estoy de visita por algunas paginas y esta me intereso,esa es la idea de todo este adelanto de tecnología,trasmitir,trasmitir y no cansarnos de hacerlo hasta el final de tus dias,sobre todo formar redes para lograr objetivos mas rápidos,esto es gestion del conocimiento,tus horas de sueño perdido no son en vano.Me considero una emprendedora social.
    abrazos.
    Lidia

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 11/12/2009

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Este post lo comencé en Málaga y lo termino en San Francisco. Lo finiquito en el hotel a donde acabo de llegar después de un viaje con dos escalas que se me ha hecho eterno. Las baterías del portátil, otra vez, tan mezquinas …..

  2. Una historia de un posicionamiento perdido | QQ - 03/25/2013

    [...] Nadie dijo que fuera fácil gestionar las ideas, por eso mismo ellos cobran mas que nadie. Con el tiempo veo que en muchos casos no hay falta de buenas ideas, ni buenos profesionales con ganas de inventar. En este caso, como en tantos, son los gerentes, “jefes” y “líderes” que pululan en el territorio, con serias dificultades para delegar que impiden el avance de la innovación, jefecitos que jamás harían agendas como esta. [...]

Deja un comentario