Meta-post sobre Amiguismo 2.0: sigue la conversación (post-136)

votar

42-18121406Mi última entrada, “Credibilidad y amiguismo 2.0”, ha tenido un seguimiento que no deja de sorprenderme, y evidencia el interés que suscita el asunto en la blogosfera.

Ahora me apetece escribir un “meta-post”, un post a partir de los más de 25 comentarios que habéis hecho a la entrada y las respuestas que me inspiraron.

Esta práctica de construir un nuevo post que recupere de las “butacas del fondo” y lleve a la primera fila la conversación generada por otros compañeros a través de la sección de comentarios me parece agradable y útil.

Ya lo hice una vez en mi post centenario “9 preguntas sobre reflexión colectiva”, donde expliqué que con ello quería evitar que esas aportaciones se quedaran allí olvidadas al final del post, y por eso deseaba crear una entrada independiente con ellas. Dicho esto, allá va mi nuevo meta-post, creado colectivamente por todos los que habéis participado en esta divertida conversación, que continua.

1) Los elogios y halagos son buenos, si son sinceros

@Cartier decía que “Lo malo de este post es que uno no sabe si al comentar que le gusta puede parecer que cae en la trampa del amiguismo”, y @JoanKa incidía en la misma idea explicando que “Aún a riesgo de parecer condescendiente, yo también voy a decir que me ha gustado el post…”.

Mi respuesta es “No, no, no hay por qué preocuparse”. Esa paradoja no la veo. Todo lo contrario. Me llama la atención que en tantos comentarios se hable de esto, y no es por ahí donde va el post. No estoy criticando que publiquemos comentarios con elogios, que felicitamos a un/a bloguero/a, ni incluso que le dediquemos un montón de halagos si lo hacemos con honestidad, si de verdad creemos que lo que ha escrito se lo merece.

Si lees algo y te parece estupendo, ¡¡es bueno decirlo!!, y yo lo hago a menudo, créeme… pero solo si de verdad me ha parecido bueno. Comentas: “oye, me ha encantado lo que has escrito, he aprendido mucho con esto“, y listo… lo has dicho todo porque no tenías mas nada que aportar… Que nadie piense que me los quiero cargar… ¡¡ni loco!!. Lo que habría que evitar es la distorsión de la palabra, el comentario interesado que confunde al lector.

Le comentaba a @imard que no es necesario estar justificando siempre por qué uno recomienda una idea o una persona, si lo haces porque de verdad lo sientes y lo piensas.

Dedicar palabras afectuosas y positivas a una persona que admiras y que quieres es algo estupendo dentro del dialogo 2.0 que posibilita la Web Social, pero conviene calibrar las emociones a la hora de juzgar la calidad intrínseca de un contenido o de una propuesta de fondo. Esa distinción es muy importante.

NO quiero que se interprete que critico los comentarios halagadores y afectivos. Jamás haría eso. Me gustaría desterrar la idea del “peloteo” como algo que se le supone al RT. Solo reivindico que seamos auténticos y no confundamos a los lectores.

2) La Web Social es un reflejo de la propia realidad, es un canal más

@Felix me recordaba que “Las personas somos personas, da igual el canal. En Internet, como en otros canales, sale lo mejor y lo peor del ser humano”, mientras que @José Miguel Bolívar me preguntaba con sorna si “creería que lo 2.0 iba a ser ajeno a los eternos vicios 1.0”.

@David Soler, en la misma línea, habla de la existencia de “Tribus” y de nuevo, de los “eternos vicios 1.0” que son casi consustanciales al ser humano. @ Formación y Talento está de acuerdo en que el mundo 2.0 puede ser reflejo del 1.0, pero cree que en el primero el cortoplacismo impera por encima de todo. @cumClavis apuntilla la idea diciendo que “al final, se reproducen las mismas situaciones en todos sitios”.

Es cierto que el canal refleja o amplifica lo que somos en la realidad como seres humanos.
Estoy de acuerdo con @Isra que por supuesto que la Web Social tiene esos límites, porque ¡¡es social!!.

Ganamos por un lado y perdemos por otro, pero de todos modos, los que la queremos y aspiramos que se convierta en un nuevo modelo de convivencia, tenemos el deber de modular sus excesos, de intentar que “lo social” nos lleve a un escenario que sea de verdad “socialmente óptimo”.

3) No pretendo ser “purista”, ni retórico con esto. No existe el bloguero perfecto, pero al final es una cuestión de medida.

@Àlex Vallès considera “inevitable” lo que comento en el post “puesto que creamos una relación de cierta amistad o cercanía (…) con nuestra red más cercana de contactos”.

conversaciones-1Esa idea me obliga a matizar, porque no quiero parecer retórico, ni purista en esto. Entiendo que si nos cae muy bien una persona, si sentimos afecto o química por ella, nuestros comentarios puedan ser un poco más sesgados a su favor, que “lo tratemos mejor”, o incluso contenernos en ciertas observaciones por ser amables con ella. Eso es humano y comprensible porque, afortunadamente, no somos robots, ni queremos serlo.

Pero lo que a mí me parece mal es el pasteleo-recíproco-y-continuado que veo en algunas redes de blogueros o las continuas alabanzas que reciben ciertos “gurúes” con marca, escriban lo que escriban, solo por el nombre que tienen. También intento evitar “enamorarme” ciegamente de unos, y “rechazar” a otros, de tal modo que a los primeros siempre les felicite por cualquier chorrada, y a los segundos les critique con frecuencia.

Es cierto, la amistad y la cercanía suelen enturbiar la objetividad, e incluso, las propias ganas de ser objetivos. Pero como bien añade el propio @Àlex Vallès más adelante, se puede discrepar, y no debe asociarse la amistad con la ausencia de discrepancia. Esto debería ser a estas alturas una obviedad, pero desgraciadamente no lo es.

Permíteme insistir en lo mismo: No propongo un modelo “perfecto” de bloguero, y todos (incluido yo, por supuesto) somos presas pasajeras de las emociones a la hora de ejercer la opinión sobre algo que leemos.

Pero una cosa es sentir ciertas preferencias con determinados autores (por calidad y/o por afinidad) que te lleven a “tratarlo mejor” en algunos posts o comentarios, y otra muy distinta cuando faltas a la verdad de forma sistemática por un trato de favores o un compromiso emocional que pone en entredicho tu credibilidad.

La esencia del post anterior es que, dentro de lo imperfectos (como humanos) que somos todos, intentemos juzgar las ideas por su verdadero valor, con independencia de las personas que las proponen.

@Francisco Alcaide Hernández da en el clavo (Ya ves, ¡¡cuánto valor añade la conversación en los comentarios!!) e introduce un tema que da mucho juego, el de las “dependencias emocionales” que existen en la cultura latina.

Nos invita a leer un post, que yo también recomiendo, donde cuenta el “dilema del peatón”, una historia que ilustra muy bien ese conflicto que se produce a menudo entre el “deber ser” (por ejemplo, ser honesto) y las emociones intensas que arrastra el “querer” o “desear” algo (probablemente menos justo) pero impulsado por el afecto o la simpatía que se siente por alguien.

El dilema de “Razón vs. Corazón” es tan viejo como el propio ser humano, y también tiene su reflejo obvio en Internet, lo que añade más complejidad al asunto.

De todos modos, me gustaría insistir en que de lo que se trata es de intentar tender al equilibrio y de evitar las prácticas perversas que se repiten en el tiempo. No vamos a ser perfectos, ni nadie lo pretende, pero sí podemos esforzarnos por, al menos, revisar esas emociones que nos llevan a distorsiones absurdas del juicio como recomendar ideas o autores por razones distintas a su valía. Lo puedes hacer una y dos veces, pero no sistemáticamente. Es un problema de medida, como todo en la vida.

4) El “enemiguismo” o “mal-rollismo” es la otra cara de la moneda

@Felix comenta que me quejo con razón del buenrollismo, pero que él se acuerda también de “las críticas despiadadas”. @Jesús invita a “no confundir la buena educación con el pasteleo”, mientras que @JoanKa le pone un nombre a esto, “Enemiguismo 2.0”, como la otra cara de la moneda que es igualmente dañina para la Meritocracia.

Este apunte es muy pertinente y estoy totalmente de acuerdo. Digo más, la crítica desmedida o el “enemiguismo 2.0” que se practica para ganar tráfico de forma artificial es incluso mucho más dañino que el “colegueo” porque es destructivo. Una felicitación inmerecida hará siempre muchísimo menos daño que una crítica despiadada guiada por la inquina personal o por fines interesados.

Supongo que en mi post queda claro que no estoy abogando por la crítica sin sentido. Todo lo contrario. Me parece tan cuestionable la falsa alabanza como la crítica que se ceba en personas y que no contribuye al crecimiento.

En “mi” casa serás bien recibido tanto para el elogio, como para la caña. En la conversación cabe de todo. Solo pido que seas honesto, y digas lo que realmente sientes…

5) Para recomendar, conviene que seas serio, que sepas bien lo que recomiendas

Rescato una idea de @José Miguel Bolívar, y que apoya @JoanKa: “Yo no hago RT de nada que no haya al menos ojeado el link. Otras personas hacen RT de cosas que no han visto siquiera con el único criterio de quien las ha tuiteado“.

La verdad es que a mí no me interesan las “p… mentales”, la reflexión que no sirve para la acción y para cambiar la realidad. Lo que quiero es transformar en hábitos sanos aquellas prácticas que dificultan la deseada Meritocracia. Por eso, lo que está sugiriendo José Miguel es una “buena práctica” que podría incorporarse a un hipotético Código Deontológico del bloguero honesto. Es un buen consejo, de utilidad práctica.

Y yo añado. Puedes RT lo que escribe un mismo bloguero varias semanas seguidas, ¿Qué hay de malo en eso? Yo lo he hecho, y bastante. Suelo comentar y recomendar con frecuencia a unos pocos blogueros, siendo repetitivo en las fuentes pero… ¡¡Porque realmente me gustan!! ¡¡Porque me encanta lo que escriben!! La diferencia está ahí, en el motivo por el que lo hago, y que no es otro que el valor de los contenidos.

6) Sobre las “redes-de-auto-bombo-distribuido” para generar tráfico

@David Soler advierte que existen “tribus”, sí señor, que se auto-refuerzan entre ellos, y de paso, generan tráfico mutuo. Lo que empieza siendo una práctica inconsciente, termina siendo una técnica-para-generar-tráfico, y ahí se pudre todo. A @Bernardo le preocupa, precisamente, que como Google no puede recriminar ese “amiguismo”, éste sirve para posicionarse, para sacar rédito en términos de audiencia.

Gracias por tus comentariosPor supuesto que sí, y ¡¡ahí es donde está el problema!!, cuando empiezas a escribir y a comentar en blogs con el único objetivo de aumentar influencia vía tráfico. Si eso es lo que buscas, entonces hay muchas probabilidades de que no seas honesto.

Como dice @agu2v:Si lo que comentas no es sincero, no tiene valor, por muchas visitas que puedas ganar”. No te guía un juicio objetivo de los contenidos (las ideas) sino la obsesión de seducir gurúes (marcas) que lleven gente a tu blog; o simplemente “quedar bien” con un amigo, devolver un favor o cultivar la peña.

@Rafa Albaladejo se queja de la dichosa obsesión por la presencia y la reputación online que lleva, en efecto, a una nueva y sofisticada práctica de “Marketing Social recíproco”. Esto le hace un flaco favor a la Meritocracia, y es cierto que mucha gente que lo practica no cree en ella, sino más bien intenta aprovecharse de ella, al coste que sea.

Es lo que llama @Mando alimentar la “hoguera de las vanidades”, o @cumClavisprotocolo pasteloso (…), narcisismo y ambición yoica (…), donde el contenido es lo de menos”.

Yo pienso que el “protocolo pasteloso” al que se refiere @cumClavis tiene efectos colaterales a medio y largo plazo, y los iremos viendo cada vez más en algunos blogueros. Esas “redes-de-auto-bombo-mutuo” terminarán cayendo por su propio peso, y no resistirán a la mirada crítica hecha con perspectiva.

OJO, hay redes genuinas, con tráfico compartido, y que funcionan como verdaderas comunidades. Es lo más natural del mundo, siempre que uno aprecie que el dialogo que allí se produce es rico en matices, incluso divergente, con contrapunto incluido, porque es sospechoso que entre gente inteligente y honesta siempre haya unanimidad y palabras bonitas.

Hay de todo en la viña del señor. Por eso le decía a @Rafa Albaladejo que hay gente muy buena, con méritos, que cae en la tentación porque la influencia es un caramelo muy apetitoso. Su problema no es que “no tengan nada que ofrecer” como él se queja, porque en realidad sí que escriben contenidos de calidad, sino que son demasiado impacientes con los resultados, con el volumen de tráfico. Quieren ver “influencia” demasiado pronto, y eso les puede llevar a prácticas de “estrés socializador” que no son genuinas.

Por cierto, @Jesús nos lanza una pregunta provocadora: “Incluso aceptando que la alabanza sea parcialmente interesada, en pos de una mayor aceptación social… ¿por qué es tan malo? ¿No es puramente humano encontrar “mi lugar” en mi entorno social?”. Yo tengo mi opinión pero prefiero no interferir, dejo la pregunta abierta por si quieres aportar tu punto de vista en los comentarios.

Antes de terminar, quiero agradecer también la visita y participación de @Alberto, @JFA, @gallas, @Irene Montero, @Silvia, @Nacho y @facilitymanager. Asimismo, recordarte que aunque éste sea un “meta-post” construido a partir de tus comentarios, ¡¡también admite comentarios!!, o más bien, los necesita…

About the author

Amalio Rey

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

votar

Deja un comentario

8 Respuestas a Meta-post sobre Amiguismo 2.0: sigue la conversación (post-136)

  1. Gabriela 28/01/2010 23:23 #

    Dicen que la vida te da señales y dentro estan sus respuestas.Bien por ello.
    Luego de una eterna semana entre la credibilidad y el amiguismo aqui estan mis respuestas.
    Gracias Amalio.

  2. Amalio A. Rey 22/01/2010 09:18 #

    @JFA: Me alegro que te guste la idea. Creo que es interesante y enriquecedor, como bien dices.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu respuesta: “Todo depende de qué esté dispuesto a sacrificar cada uno para encontrar su lugar”. Asi es, mejor explicado imposible.
    Tu lugar o mi lugar tiene que encontrarse con naturalidad, tiene que ser un espacio donde podamos fluir porque nos sentimos comodos. Es bastante desgastante tener que estar haciendo el paripe para que te acepten.
    Estoy seguro que @jesus, con su pregunta, no quiere decir que eso le guste, ni mucho menos. Sé que Jesus pone limites, pero sigue siendo una cuestión interesante. Gracias a ti por pasarte por aqui y compartir con nosotros tu reflexión

  3. JFA 22/01/2010 00:08 #

    ¡Hola Amalio!

    La idea de elaborar una entrada tomando las aportaciones de los lectores me la apunto, me parece muy enriquecedora (y, además, una buena medida para crear “comunidad”).

    En cuanto a la pregunta que queda sin respuesta… todo depende de qué esté dispuesto a sacrificar cada uno para encontrar “su lugar”. Más que nada porque si a ese lugar sólo se puede acceder a costa de la honestidad y de la fidelidad a los propios principios la cosa no pinta nada bien. Al menos desde mi punto de vista.

    ¡Muchas gracias por compartir todo esto con nosotros!

    @jfalfaya

  4. JoanKa 20/01/2010 03:23 #

    Hola Amalio,

    Excelente ejercicio éste de construir un post a partir de las aportaciones llegadas al anterior en forma de comentario. Se me antoja harto difícil. Buen trabajo de síntesis, sí señor. Ah! …y me ha hecho mucha ilusión verme referenciado en el texto (aunque en Twitter soy @joanka68, pero como no me sigues, no tenías porqué saberlo :-P). Gracias.

    [Sólo una cosita: Si, en su momento entendí que abogabas por defender los post de alabanza/felicitación cuando sean merecidos y honestos. Inicié mi comentario con un “Aún a riesgo de parecer condescendiente, yo también voy a decir que me ha gustado el post…” con la intención de hacer un guiño a una parte del contenido que planteabas.]

    Hasta pronto.

    • Amalio A. Rey 22/01/2010 09:14 #

      @JoanKa: Es un ejercicio dificil, puedo confirmarlo, pero vale la pena. Además, te obliga a revisar nuevamente todos los comentarios, leerlos con atención y en el proceso de integrarlos y resumirlos aprendes otra vez un montón. Fijas más las ideas.
      Sí, es cierto lo que dices, pero si empiezas la frase “justificandote” parece como si alabar o felicitar requiriera “de cajón” una explicación, y es lo que no me parece necesario…jj. Lo que queria matizar en realidad es que la gente no va a pensar que eres “condescendiente” solo porque digas palabras de aprobación si no tienes un “trackrecord” dudoso y hay correspondencia entre tu opinión y al menos, el curro que se aprecia en un articulo. De todos modos, está bien tu comentario, gracias…

  5. Cartier 18/01/2010 17:50 #

    Yo me quedo con dos conceptos básicos y que creo que están muy relacionados: ser sincero y aportar algo.
    Quizá a corto plazo no se note la diferencia entre un “me gusta” en un comentario y otro. Pero a la larga uno se acaba dando cuenta quien te deja un comentario porque quiera añadir algo (aunque a veces solo diga “me gusta”) y quien quiere aportar algo a la conversación.

    Por cierto, hablando de conversación y comentarios… podías activar la opción de suscribirse a los comentarios 😉

    • Amalio A. Rey 22/01/2010 08:43 #

      @Cartier: Estoy de acuerdo con tu resumen, con tus dos ideas, pero sobre todo con la primera. Puede darse el caso hipotetico de que no aportes nada sustancialmente valioso, pero debes ser sincero.
      Aunque entiendo bien lo que quieres decir con “aportar algo” y lo suscribo. Los comentarios son parte esencial de la conversación, no solo porque son una evidencia de que esa conversación existe (“hay alguien ahi que me da bola”) sino, y sobre todo, porque la enriquece con otras ideas.
      Tienes razon, vamos a activar la opción de suscripción a comentarios por RSS, pero eso va en la nueva versión del blog, que saldra muy prontito. Gracias por la recomendación

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - 18/01/2010

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Mi última entrada, “Credibilidad y amiguismo 2.0”, ha tenido un seguimiento que no deja de sorprenderme, y evidencia el interés que suscita el asunto en la blogosfera. Ahora me apetece escribir un “meta-post”, un post a parti…..