Canvas del Liderazgo Innovador (post-494)

votar

LeadershipEstuve en la tercera semana de Febrero en México, impartiendo varias charlas y conferencias en el Tecnológico de Monterrey. Estoy muy agradecido de la oportunidad que me dio Ignacio García, director académico del programa TEC Beyond, para conocer León y Monterrey, y compartir varios días juntos que fueron muy agradables. Me invitó inicialmente a hablar de “gestión del cambio”, pero después de algunos Skypes decidimos trabajar la conexión entre “liderazgo” e “innovación”. Tirando de ese hilo a Nacho se le ocurrió la idea loca de diseñar juntos un “canvas” o “lienzo” que resumiera de manera gráfica las distintas competencias que debería desarrollar el nuevo liderazgo.

Me resistí al principio a la propuesta de Nacho e intenté evitar el encargo porque lo veía demasiado pretencioso. Intuía que el esfuerzo de síntesis que requiere un lienzo bien hecho que resuma de forma clara las competencias de liderazgo, era un propósito difícil de concretar. Después de hacerlo no he cambiado mucho mi opinión, así que presento este canvas desde la humildad de quien sabe que se trata de un trabajo inacabado, con carencias y redundancias, y francamente mejorable.

A la hora de diseñar el canvas, utilizamos como punto de partida un artículo que publiqué allá por 2008 sobre “Liderazgo humanista en las organizaciones”, y que dio pie después a un seriado de posts en este blog que profundizaron en el tema. Con ese material elaboramos una primera lista de competencias, las fuimos discutiendo por mails y Skypes, y Nacho concibió el diseño gráfico que finalmente hemos utilizado en la versión que presento aquí.

La idea de hacer este canvas también está inspirada en mi experiencia con el modelo de “Creative Leadership” que conocí en primera persona durante mi visita a THNK Ámsterdam. Este canvas se parece muy poco (o casi nada) al de THNK, pero creo que si no hubiera visto lo que hicieron en la escuela holandesa, no me hubiera atrevido ni a intentarlo. La idea de estructurar un modelo de liderazgo ordenado por bloques se me hizo real sólo a partir de conocer el de THNK.

Antes de seguir me gustaría aclarar que prefiero hablar más de “liderazgo” que de “líderes”. Al primero lo veo como un conjunto de competencias que fomentan la iniciativa y autonomía, y que debería tener la mayor naturaleza distribuida posible. Parte de reconocer de que no todo el mundo empuja por igual, ni tiene la misma iniciativa para hacer que las cosas ocurran. Y aunque el liderazgo se concreta obviamente en “líderes”, centrar el discurso en estos últimos nos lleva habitualmente a un exceso de personalización, a querer concentrar el protagonismo en nombres y apellidos en lugar de pensar en modelos competenciales que pueden desarrollar la mayoría de las personas (aunque algunas lleguen más lejos que otras) y en lógicas organizativas que trascienden a individuos concretos. Es así como yo entiendo el liderazgo.

Mientras preparaba mi ponencia del TEC leía en el periódico mexicano El Financiero, que: “La forma de hacer liderazgo en México es antigua, de otra década (…) La cultura organizacional aquí se limita a que los trabajadores reciban órdenes…”; lo cual me sonó bastante porque es un diagnóstico que se puede extrapolar perfectamente a lo que ocurre en España y en muchos otros países que conozco. Después estuve hurgando en los diccionarios para ver cómo definían “liderazgo”, y comprobé que en el denominador común de todas las definiciones estaba la idea fija de plantear el liderazgo en singular y en género masculino.

Por eso tengo claro que el liderazgo tradicional encuentra muchas dificultades para conectar con los nuevos modelos de innovación, que ahora son colaborativos (en red), abiertos, ágiles, intensivos en conocimiento y sobre todo, centrados en las personas. Ya no nos vale el imaginario del jefe macho alfa dominante que nunca se equivoca, con un carisma arrollador que atonta, y habilidades sobrenaturales que le permiten a él solito conducir al rebaño hacia el éxito. Tampoco la épica belicista y egocéntrica del líder acaparador de portadas, testosteronico y photoshopeado. El mundo está cambiando, y demanda un modelo de liderazgo que se preocupe por facilitar un poder más distribuido.

Volviendo al canvas, pusimos a prueba la primera versión en el curso del TEC. Lo ploteamos en una impresora de gran formato y trabajamos los distintos bloques con post-its. A pesar de mi escepticismo inicial, el test anduvo muchísimo mejor de lo que esperaba. La acogida fue excelente, y funcionó muy bien en los talleres que organizamos (puedes ver imágenes aquí). Lo probamos con empresarios y directivos de organizaciones mexicanas, y la opinión mayoritaria fue que el lienzo le había servido muchísimo para ordenar el análisis y detectar fortalezas y debilidades de un modo estructurado. Si el ejercicio no hubiera funcionado tan bien, seguro que aquello se hubiera quedado en un cajón, pero después de la buena acogida que tuvo, nos animamos a seguir mejorando el diseño con ideas que afloraron en el taller, y aquí estoy presentando en sociedad la última versión.

Después de varios prototipos internos decidimos construir un modelo simétrico (9×3), para que fuera más fácil familiarizarse con él. Mi principal insatisfacción con la versión actual es que no me parece un modelo sencillo de memorizar. Es bastante probable que 9 bloques de competencias, con 3 atributos cada uno, sea demasiado para recordar. Me hubiera gustado llegar a un modelo más sencillo pero es que uno se pone a listar competencias y al final sale lo que sale. Creo que hay margen todavía para simplificarlo mucho más. Aquí te dejo la imagen del canvas, tal como ha quedado la segunda versión:

Canvas del Liderazgo innovador_Amalio Rey & Nacho García v3

Sugiero trabajar los nueve bloques del canvas en el orden numérico en que aparecen, siguiendo el sentido de las manecillas del reloj. Todo el análisis empieza por el “Autoconocimiento” y por eso está en el centro; y termina por la “Coherencia”, que es la competencia que da empaque al modelo. Los distintos colores de cada “zona” (gris, azul, verde y amarillo) reflejan una propuesta de agrupación de “bloques” que guardan alguna relación entre sí.

También hemos tenido con Nacho un largo debate sobre el título del canvas. Yo sigo apostando en mi práctica profesional por el concepto de “Liderazgo Humanista”, pero reconozco que es un término que cuesta introducir en el entorno empresarial. Suena demasiado filosófico, así que hemos optado por “Liderazgo Innovador”, que para mi gusto es algo manido, pero que siendo pragmáticos, conecta bien con todo el mundo. En todo caso, que sepas que estamos abiertos (y deseosos) de mejorar el nombre, así que si se te ocurre uno más eficaz, ya sabes, aceptamos pulpo como animal de compañía 🙂

Por si te sirve de pista, los talleres los organizamos así: Agrupamos los nueve bloques en cuatro “zonas” que se identifican por los distintos colores que tiene el canvas, entonces explicábamos primero cada zona (con sus bloques correspondientes) y dejábamos un tiempo a los participantes para que reflexionaran por equipos, usando post-its, sobre las competencias que correspondían a esa zona. Lo ideal sería reservarse un tiempo para la reflexión individual, más introspectiva, antes de abordar la parte colectiva. En el trabajo por equipos les pedimos que se centraran sobre todo en: 1) Competencias más difíciles de desarrollar, o sea, cuáles eran los “huesos” para cada uno, 2) Dilemas que se daban en la puesta en práctica de esas competencias, y fricciones que se podían producir entre ellas, 3) Dudas y preguntas que les sugería el canvas.

Me gustaría insistir que este Canvas es simplemente un molde, una estructura, para pensar de forma ordenada en competencias (fortalezas y debilidades). Se puede trabajar como una herramienta de reflexión individual, mediante ejercicios de introversión, pero también a través de la reflexión colectiva, que es donde quizás tenga más recorrido. Al abarcar tantas competencias puede parecer una “carta a los Reyes Magos”, y sé de sobra que pocas personas pueden puntuar con nota alta en todas las áreas, así que no quiero que el modelo se vea de forma binaria, o sea, que se asuman las 9×3 competencias como una lista de exigencias para clasificar a las personas entre si son, o no son, “líderes innovadores”. El canvas se ha concebido como una hoja de ruta que se puede trabajar siguiendo distintos itinerarios. Cada cual debe centrarse en los bloques que sienta que necesita mejorar más. No hace falta ser bueno/a en todo.  

Dejo para el final lo más importante. Este canvas es una metodología en elaboración, o sea, inacabada. Se trata de un prototipo con licencia Creative Commons, que queremos abrir y liberar para mejorarlo con la participación de todos. Cualquiera puede usarlo y editarlo sin fines comerciales. Te invitamos a que pruebes con él y nos mandes sugerencias de cambio que descubras a partir de su uso. Si tienes experiencia en aspectos relacionados con el liderazgo seguramente puedes detectar fallos que tenga el modelo, que los tiene. Nos encantaría generar conversación en torno al canvas, que compartas tu opinión en el hilo de comentarios y que por favor, no te cortes en criticar todo lo que te parezca mejorable.

Te dejo aquí, para que te bajes en PDF, el diseño gráfico del canvas, y una Guia breve que desarrolla con más detalle cada una de las 9×3 competencias y propone preguntas para la reflexión, ¡¡suerte!!

Nota: La imagen del post pertenece al album de Paul Downey en Flickr. Si te ha gustado el post, puedes suscribirte para recibir en tu buzón las siguientes entradas de este blog. Para eso solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico en el recuadro de “suscribirse por mail” que aparece en la esquina superior derecha de esta página. También puedes seguirme por Twitter.

About the author

Amalio Rey

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , , , , , , , , , ,

votar

Deja un comentario

19 Respuestas a Canvas del Liderazgo Innovador (post-494)

  1. Sandra García 03/05/2016 19:34 #

    Generalmente, cuando hablamos de un líder nos referimos a una persona ejemplar que es capaz de inspirar acciones de grandeza en quienes lo rodean. La historia de la humanidad y nuestra realidad actual ha sido esculpida en numerosas ocasiones por personajes excepcionales y en ocasiones irreverentes, como lo son Mandela, Alejandro Magno, Martin Luther King, Margaret Thatcher, Gandhi, entre otros. Pero ¿qué se necesita para un verdadero liderazgo? http://www.psigmacorp.com/es/blog/2-blog/quieres-ser-el-lider-perfecto

    • Amalio Rey 05/05/2016 07:46 #

      Hola, Sandra:
      Lo del “líder perfecto” ya me suena un poco raro. Ese adjetivo me asusta. Pero bueno, gracias por la referencia. Leeremos el articulo. Un saludo

  2. Yoriento 30/03/2016 20:36 #

    Amalio,

    de lo mejor que he visto para superar el manido concepto de liderazgo a la vez que se recogen todas las funciones del management. Felicidades!

    Sería interesante enriquecer cada bloque con competencias definidas de forma operativa, pero esto ya es otro reto.

    Un abrazo

    • Amalio Rey 30/03/2016 20:58 #

      Gracias, Alfonso. No es nada dificil lo que planteas de las competencias por bloques. Sinceramente, creo que lo más complicado está hecho. Estaría bien identificar esas competencias colaborativamente, en los propios talleres. En la “guia breve”, que cualquier puede bajarse en PDF del post, ya se dan pistas. Un abrazo

  3. Amalio Rey 20/03/2016 10:38 #

    Hola, Paco:
    Echale un vistazo al canvas, más profundo, con tu gente. Y si puedes experimentar con él, pues mucho mejor 🙂
    Tus reflexiones me gustan. En cuanto al nombre, ya comenté en el post que ha sido un lío encontrar alguno que nos gustara. De acuerdo con que “innovador” está manido, por uso y abuso. Y “liderazgo”, casi tres cuartos de lo mismo. Pero en fin, también creo que necesitamos palabros por los que la gente nos entienda y sirvan de conexión con la nomenclatura que les llama la atención. A mí, y ya lo dije, me gusta “humanista”, pero he probado bastante ese término, y cuesta muchisimo que la gente del mundo empresarial la asuma. Al final, no tengo problema en “hacer trampas” con el nombre para llegar a más gente con el contenido y las competencias del canvas. El “troyano” no entra jamás usando su propio discurso, sino el del que quiere vencer 🙂
    “Distribuido” está bien, puede ser una buena alternativa. También habiamos pensado en “Transformador” (“Tranformative Leadership” o “liderazgo transformador”), pero nos volvió a parecer un poco filosófico, como lo de “Humanista”. Paco, no queremos llegar con el canvas sólo a los convencidos, sino a también (y sobre todo) a los que ignoran este mundo por desconocimiento o desconfianza.
    Perfecto con ver el canvas como una “herramienta de gestión de la complejidad”. Es precisamente por eso que uno de los encargos que más hacemos al orientar la reflexión colectiva, es que se centren en los “dilemas” o fricciones que se pueden producir entre competencias a la hora de implementarlas. Estoy convencido que es trabajando esos dilemas y paradojas donde está el verdadero crecimiento en el uso del canvas.
    Si bien estoy de acuerdo con que el formato colectivo es el que más juego da, el más potente, reivindico también la utilidad del individual. A mí me gusta siempre dar oportunidad a la introspección. De hecho, las dinámicas colectivas se quejan cojas, no tienen mucho sentido, sin un esfuerzo previo y posterior de diálogo personal con uno mismo.
    Tu advertencia final me gusta. Está bien dejarlo claro. Mi mayor temor al diseñar el canvas era que se viera como un “listado (tiquismiquis) hacia la perfección”. Nada más lejos que eso. Yo lo veo como un camino, en el que darse cuenta que se anda flojo en algo (o en muchos puntos) es una oportunidad.También sé que se pueden hacer muchos listados distintos de competencias para un liderazgo sano, y que muchos estarán bien.
    Por cierto, es por esa razón que rechazamos tajantemente introducir un sistema de puntuación para evaluar los atributos. Haces eso, y ya la gente se pone en modo comparativo. Huimos de eso como de la peste.
    Bueno, a ver si mas gente se anima a darnos feedback tan útil como el tuyo. Gracias
    Un saludo

    • Paco 22/03/2016 14:19 #

      Gracias a ti, Amalio. Me gusta esa idea de “troyano” que has mencionado. Le daremos vueltas a ver qué aprendemos.

  4. Paco 19/03/2016 18:25 #

    Hola, gracias por el esfuerzo y el atrevimiento.

    Voy a hacer un par de comentarios sin haber experimentado o llevado a mi gente el canvas para reflexionar sobre él.

    Lo primero que se me ha venido a la cabeza cuando abrí la imagen sin leer lo que habías escrito a continuación fue ¿y por qué este título? Creo que soy igual de sensible que tú al uso de las palabras liderazgo e innovación, casi que me dan escalofríos. Mi sugerencia es que no aparezca “innovador” (les suena a más gente pero desde mi punto de vista está ya muy vacío) y que aparezca el concepto “distribuido”.
    Lo segundo que quiero decir está conectado a este concepto de distribución que propongo (que ya está dentro del lienzo) y a la complejidad que defiende David González. La veo como una herramienta de gestión de la complejidad y no renunciaría a ella. De hecho, no lo veo adecuado sinceramente para uso individual, a no ser que esté dentro de un ejercicio colectivo de un grupo. Por ejemplo, pondría algunas advertencias como “Si has puntuado alto en todos los bloques, lo has hecho mal” o “Si has puntuado bajo en varios bloques, no te preocupes, es lo normal”.

    Un saludo.

  5. Joanka 15/03/2016 17:52 #

    No deja de sorprenderme, Amalio, la capacidad de síntesis que tenéis algunas (pocas) personas que sois capaces de plasmar esquemáticamente en un lienzo todo un mundo de ideas y valores.

    Gracias por compartir vuestro trabajo!!!!

    No sé si voy a poder contribuir al crecimiento de la criatura, pero lo que sí que voy a hacer es a pensar sobre ella (y en positivo, intentando imaginar que en el mundo real existen empresas que permiten y potencian el desarrollo de las cualidades de un lideraje innovador).

    Un abrazo y hasta pronto!

    • Amalio Rey 15/03/2016 17:59 #

      Gracias, Joanka, por tus palabras. La verdad es que parir este lienzo no ha sido fácil. Estábamos, por decirlo de alguna manera, sobre-estimulados. Queríamos meterlo todo., y ya ves, al final salió esto. No sé si hemos conseguido sintetizar bien lo que queríamos. Seguramente se puede mejorar muchísimo. Con que lo imagines, está bien. Pero si lo usas, mucho mejor. Un abrazo

  6. Asun 14/03/2016 12:33 #

    Muchas gracias por compartir el trabajo, voy a estudiarlo atentamente pues próximamente voy a realizar un taller de autoliderazgo en procesos de búsqueda de empleo, veré si puedo utilizarlo y compartir el resultado. Un saludo

    • Amalio Rey 15/03/2016 17:56 #

      Gracias, Asun. Prueba el canvas (diseño gráfico y guía breve), y cuéntanos por aquí qué tal te ha ido. Un saludo

  7. David Gonzalez 13/03/2016 08:34 #

    Tuve la oportunidad de ser uno de los ¨conejillos de india¨ del canvas versión 1.0 desarrollado por Amalio y Nacho en el grupo del Tec de Monterrey. Debo confesar que en general no soy muy fan de los canvas, metodologías, recetas y/o guías prácticas porque siempre me quedo con la impresión de que se tiende a sobre simplificar temas que intrínsecamente son complejos y a los cuales se les debería abordar con la complejidad que su naturaleza exige.
    Sin embargo, me siento obligado a reconocer que este canvas en particular me gustó mucho y puedo estar de acuerdo en que la segunda versión es mejor que la primera (o por lo menos más sencilla). Reconozco que la humildad con que lo presentan, en mi muy particular punto de vista, les da una legitimidad enorme con la que no cuentan muchos pseudo gurús que se creen dueños absolutos de “verdades”. Me gusta que reconozcan que no es perfecto y más me gusta que lo dejen como un wikicanvas que va a mejorar con las colaboraciones de la gente.
    Lo veo como un marco de referencia formidable para consulta permanente y difiero con Amalio en que deba simplificarse más con el afán de poder memorizarlo. Si me permites el ejemplo, y lo digo con mucho respeto, desde muy pequeño me sé de memoria el Padre Nuestro y el Ave María, pero cuando los repito de memoria pierden el sentido. En cambio, cuando regreso a mis apuntes de la universidad o de alguna conferencia, es como si cada vez que los visito les encontrara un sentido diferente, generalmente más rico que la vez anterior.

    Aprovecho para comentar que la conferencia fue excelente por su contenido, su lenguaje sencillo y porque todo es aplicable tanto en la tiendita de la esquina como en la gran empresa. Felicidades y saludos desde México.

    • Amalio Rey 13/03/2016 21:49 #

      Hola, David:
      Un placer que te pases por aqui. Te recuerdo, y agradezco la implicación que tuviste en el taller. Tambien asistiendo a la conferencia magistral. Lo de dejarlo como “wikicanvas” va a contribuir a que se difunda y se mejore entre todos. A ver si la gente se anima a compartir feedback después de probarlo en sus propios talleres. Deseo que tengas razón en lo que comentas de que 9 bloques no serán un impedimento para que se recuerde el modelo. Es cierto que con un poco de práctica, no será tan difícil. Gracias por todo 🙂

    • Ignacio 14/03/2016 07:36 #

      Gracias David por tus comentarios, siempre tan acertados.
      Al igual que tu, considero estos temas que tienen que ver directamente con la forma de pensar y de conducirse de las personas como algo muy complejo. El ser humano es complejo por naturaleza. Creo que la manera de lidiar con esta complijidad es hacer las cosas más simples y no complicarlas más.
      En el proceso de implantar una cultura de innovación, el liderazgo es el eslabón más debil pues no siempre son los que deben ser ni están los que deben estar. Además, se tiende mucho a desarrollar el liderazgo de las personas olvidando el liderazgo de la empresa por lo cuál no se logran los resultados deseados.
      En fín, creo que estamos en pañales todavía sobre este asunto. Debemos seguir explorando y experimentando para descifrar el misterio 🙂

      Un abrazo y nos vemos en la 7a sesión Tec Beyond.

      Nacho G.

  8. Ricardo Cantú 11/03/2016 18:58 #

    Amalio, Ignacio, buenísimo el cambas de Liderazgo Innovador. Me encantaría tomar un café con adrede a para conocerlos y produndizar sobre el tema. Donde los puedo contactar.

    • Amalio Rey 13/03/2016 21:45 #

      OK, Ricardo. Nacho se va a poner en contacto contigo, ya que está en Mexico como tu. Un saludo

    • Ignacio 14/03/2016 07:24 #

      Hola Ricardo, gracias por tu interés.
      Estoy en León Guanajuato, pero viajo seguido a Monterrey.
      Mi correo es emitgp@gmail.com
      Arreglemos una cita para conocernos y charlar sobre estos temas.
      Amalio vuelve a México en Mayo.
      Saludos

  9. Manuel 11/03/2016 10:00 #

    Buenos Días Amalio.
    Enhorabuena por la entrada, y gracias por compartir el Canvas.

    En los trabajos de la Teoría U de Otto Scharmer, se habla de la mayoría de los éxitos en las transformaciones de las organizaciones, provienen cuando se realizan a través de un liderazgo que deja clara y definida la intención que subyace en la innovación o el cambio.

    En el canvas que has diseñado ¿está implícita esta intención o habría que colocarla en alguno de los nueve bloques descritos?.

    Un saludo, Manuel

    • Amalio Rey 11/03/2016 10:11 #

      Hola, Manuel:
      No sé, pienso que el Bloque-8 de “Visión estratégica” apunta a esa idea que comentas, al invitar a que se tenga perspectiva, se priorice y ponga el foco en los objetivos. Creo que de ese modo se documenta esa intención, pero bueno, igual otros piensan que habría que hacerlo más explicíto.
      Un saludo