Teoría del Grit: ¿qué tal vas de pasión y perseverancia? (post-527)

votar

Angela DuckworthGrit: el poder de la pasión y la perseverancia” es el libro del que más se habla en Estados Unidos dentro de lo que allí llaman el género de “Psicología del logro” (o “del éxito”), que tanto vende y gusta a las editoriales. La autora de este tocho de 370 páginas es Ángela Duckworth, una conocida profesora de psicología de la Universidad de Pensilvania que saltó a la fama por una charla TED que ha recibido ya más de 10 millones de visitas. Esta revelación literaria de 2016 ha puesto de moda un nuevo vocablo, “Grit”, del que se están haciendo eco personalidades, prensa y medios educativos, y al que me apetece dedicarle una amplia reseña.

Más que leer el libro, me lo estudié, porque el asunto me interesa bastante. También dediqué tiempo a indagar en artículos escritos por otros investigadores y a informarme sobre el debate científico que se viene produciendo en torno a la teoría del grit. De ese análisis sale este primer post de un seriado que voy a escribir en este blog (serán probablemente 6 entradas), en los que iré repasando el libro desde distintas perspectivas, con sus matices, luces y sombras, incluyendo una reflexión sobre si el Grit se puede desarrollar y su posible impacto en la educación, que es de los temas más controvertidos que rodean la obra de Duckworth.

No es un libro redondo, ¡¡mira que es difícil encontrar uno de Management/Autoayuda que lo sea!! y me ha dejado sensaciones contradictorias. Le falta gracia en el estilo narrativo, no está escrito para tirar cohetes, y es a menudo simplista pero reconozco que como relato motivacional puede funcionar bien, precisamente por eso, porque es una teoría para el crecimiento personal que se entiende sin un gran esfuerzo, y apunta a habilidades que realmente merecen mejorarse.

Pero al grano, ¿qué es el Grit? En pocas palabras se puede definir como: pasión y perseverancia ante las metas de largo plazo. Es difícil encontrar un sinónimo exacto de Grit, pero en mi opinión, los que más le pegan serían determinación, constancia y tenacidad. Es algo así como el coraje y la fortaleza que tienen determinadas personas para luchar por una misma cosa durante mucho tiempo. Es la capacidad de elegir un objetivo y esforzarse de forma constante por conseguirlo a largo plazo. Por eso, las personas con un alto Grit son aquellas que: 1) saben muy bien lo que quieren, 2) son tenaces, insistentes, para conseguirlo.

El poder predictivo de la constancia, dice Duckworth, es asombroso. La constancia entendida como un “compromiso continuo y resuelto con ciertos tipos de actividades en contraposición a esfuerzos esporádicos en diversas áreas”. Por eso, según ella, “cuanto mayor es el Grit de una persona, menos cambios en su carrera suele hacer”. Pone el ejemplo de Darwin, que estuvo pensando en la mismas cuestiones mucho tiempo en lugar de plantearse otros tipos de problemas más fáciles. O sea, coges una pregunta, un reto, una duda, y no la sueltas, porque siempre está presente en tu mente: es la gran pregunta o reto que orienta tu vida.

El libro de Duckworth defiende básicamente dos tesis: 1) Que el Grit es uno de los predictores más importantes del éxito en cualquier ámbito, 2) Que todos tenemos la posibilidad y capacidad de aumentar nuestro Grit. Este post está dedicado a la primera, mientras que trataré la segunda en otra entrada.

Empezaré por desgranar ahora el primer ingrediente del Grit, que es la “pasión” (te recuerdo que el segundo es la “perseverancia”), y aquí conviene hacer una aclaración importante. La forma en que la gente común conceptualiza intuitivamente la pasión es diferente de cómo se define por el Grit. Según Duckworth, no es intensidad, sino constancia con el paso del tiempo. Refleja “consistencia en la dirección” o la capacidad de adherirse inquebrantablemente a un único objetivo durante un largo período de años. Por eso las preguntas del Test del Grit (hablo de esto más adelante) que tienen que ver con la “pasión” lo que buscan es saber en qué medida seguimos con nuestros objetivos a largo plazo, o miden lo que la psicóloga de Stanford, Catharine Cox, llamó “persistencia en la motivación”.

Pero claro, ¿cómo sé yo exactamente a dónde quiero llegar o con qué me quiero comprometer un montón de años?. Según la autora, “el Grit consiste en tener la misma ‘meta del nivel superior’ durante mucho tiempo”, o sea, una meta que constituya un fin en sí misma, no un medio para conseguir otra cosa, y que suele tener un impacto visible en el bienestar de los demás. Ella afirma que lo ideal es tener una sola meta profesional de ese tipo en lugar de varias. Por eso la autora sostiene que el Grit y la edad van de la mano, porque a medida que descubrimos nuestra filosofía de vida, aprendemos a distinguir “metas del nivel superior” en las que concentrar más la atención.

El segundo ingrediente del Grit es la “perseverancia”, que se asocia tal como sugiere su nombre, a la tenacidad y la fuerza de voluntad. Si hay una idea (frase del test) del Grit que me parece reveladora, y potente, es la de preguntarse esto: “¿Termino lo que comienzo?”. Si uno se compromete con algo, debería terminarlo. Y para acabar lo que se empieza, hay que esforzarse. También tiene que ver con la tolerancia al fracaso y la capacidad de levantarse después de reveses con la confianza de que se puede conseguir el objetivo.

Un error que se comete al interpretar el Grit, y que la propia autora ha tenido que aclarar muchas veces, es que se tiende a poner toda la atención en la perseverancia, olvidándose la pasión, que es igual de importante: “si usted es muy, muy tenaz y obstinado sobre un objetivo que no es significativo para usted, y no le interesa lo suficiente, entonces eso es sólo monotonía. No es sólo determinación, sino seguir una dirección que a usted le interesa” justificaba la autora. Esto es lo que a mí me gusta llamar “esfuerzo motivado”, que es algo que retomaré en una entrada posterior.

Otra cuestión interesante que pone Duckworth sobre la mesa es la del esfuerzo vs. talento. Ella insiste que el talento (entendido como la suma de actitudes y dotes naturales de una persona) “no es lo único que hace falta para triunfar en la vida”, que es algo con lo que es difícil no estar de acuerdo. Lo que pasa es que, yo añado, tampoco el esfuerzo es siempre suficiente, y eso también conviene dejarlo claro.

Se queja la autora, a mi juicio con bastante razón, de que el talento natural es paradójicamente más sexy y glamoroso que el esfuerzo, cuando tiene el escaso mérito de ser algo heredado, adquirido de forma natural, no ganado. Es bastante inexplicable que deslumbre más lo innato que lo conseguido con esfuerzo. La autora cree que eso ocurre porque “preferir el misterio a lo cotidiano” es parte de nuestro “culto a la genialidad”.

Me gusta mucho la definición que propone Duckworth de talento: “rapidez con que las habilidades mejoran con el esfuerzo”. O sea, dado un grado de esfuerzo similar, unos aprenden más rápido que otros, y ese es un indicador que refleja el talento, la capacidad innata. Pero claro, si hacemos variable el esfuerzo que pone cada persona, entonces una con menos talento podría terminar compensando con creces esa limitación.

La autora, después de las críticas que ha recibido, insiste en que nunca ha dicho que el esfuerzo sea todo: “el esfuerzo es por lo menos igual de importante que el talento”; sin embargo eso se contradice con uno de los capítulos de su libro que tituló: “El esfuerzo cuenta el doble” o con el excesivo peso que pone en este factor en comparación con los demás. Para ser justos, Duckworth también habla de la importancia de cultivar otras fortalezas de carácter como la humildad, la inteligencia social y la bondad.

Sobre este tema yo creo que para niveles muy altos de exigencia, de expectativas de logro, hay que empezar a tomarse en serio la falta de talento. Una cosa es querer prosperar en una habilidad, y conformarse con hacerlo un poquito mejor cada año, y otra cuando uno empieza a moverse en unos niveles élites de excelencia. Ahí la falta de talento puede llevarnos a grandes frustraciones si se subestima. El riesgo de todo esto es que si nos creemos a rajatablas que el esfuerzo importa siempre más que el talento, esto nos pueda llevar a dramas personales. Se han dado situaciones incluso de riesgos de suicidio por excesiva auto-exigencia.

Carlos Megía, en El País, ponía como ejemplo icónico del Grit al “cholismo”, el ideario de Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid,  que según Megía recuerda mucho al discurso de Duckworth. Yo, sin embargo, pienso que también ahí se combinan el esfuerzo y el talento en dosis equilibradas. Creo que hay una tendencia a subestimar el talento de Simeone, como si su éxito solo obedeciera a una cuestión de carácter, y no es así.

Para tangibilizar el Grit tenía que haber un sistema de medirlo, y eso es lo que hace Duckworth al crear lo que ella llama la “Escala de Grit”. Dedicaré lo que me queda de post a explicar esta escala que funciona como un test, por si quieres aplicártelo.

La Escala del Grit es un test-cuestionario de 10 frases. Hay que puntuar cada frase según el grado en que uno/a se identifica con ella “comparándose con la mayoría de la gente”. Debo decir que a mí me ha costado mucho responder a este test porque la variabilidad del resultado era enorme según lo exigente que me pusiera y con quiénes me comparara. Me ha parecido tremendamente subjetivo. Quizás sea más certero hacerlo preguntándole a gente que nos conozca, y después calculando un promedio de las respuestas. Esto último no lo recomienda la autora sino que es una opinión mía.

Por ejemplo, ¿qué poner ante frases como estas: “Soy muy trabajador” o “He superado reveses para vencer un reto importante”? En la primera, depende de con quiénes me compare o incluso del momento concreto en que rellene el test. Las impresiones que tengo sobre mí a menudo cambian según mi rendimiento y estado de ánimo. En la segunda pregunta, pues mira, es difícil encontrar una persona que no haya superado reveses ante un reto importante en la vida.

Una lectura en defensa del test puede ser que tal vez esa subjetividad que yo aprecio se deba, en mi caso, a que no tenga un Grit elevado y por eso me mueva mucho en la zona media, tendiendo al 3 dentro de la escala, lo que me lleva siempre a un juicio ambiguo a la hora de puntuar las frases. Lo que quiero decir es que si tiendes al medio de la escala, como supongo que le pasará a mucha gente normalita como yo, resulta complicado discernir entre puntuar algunas frases con un 3 o poner un 2 o un 4. Sí que me parece más fácil para los que tiendan claramente a los extremos, o sea, gente con un Grit muy alto o muy bajo.

Me apliqué el test con ayuda de @guambiana. Nos estuvimos comparando, ya que nos conocemos bien. Resulta que yo tengo un digno pero endeble 2.8 de Grit, y ella me saca más de 1 punto de ventaja, con un lustroso 3.9. Comentamos las preguntas y ella me decía que en mi caso lo que ella ve es que “me cuesta mucho empezar” pero que después suelo “coger carretilla” y soy “bastante responsable”. Es decir, que “cuando me pongo, me pongo” pero, en fin, primero tengo que decidirme a hacerlo, y en ese sentido soy a menudo poco diligente, a diferencia de ella que es expeditiva siempre. Ese patrón de comportarse, algo inestable, no sé dónde se sitúa en la escala del Grit. Probablemente en el medio. Sin embargo, ya me entra la duda cuando toca una tarea, proyecto o reto que me gusta mucho, en cuyo caso puedo reventar la puntuación porque la ataco rápido y con bastante constancia.

Te invito a que intentes rellenar el test por tu cuenta, tú solito/a. Y después le pidas a gente que te conozca bien a que te lo aplique. Después comentáis los resultados y las diferencias. La conversación que tuve a posteriori con mi mujer me hizo ver, por ejemplo, que yo puedo ser demasiado exigente conmigo mismo y tiendo a juzgarme peor de lo que soy. No sé si es así, pero en todo caso, fue interesante escuchar sus opiniones sobre cómo me ve en algunas de las frases del test. Ahí te dejo una transcripción del test del Grit que he preparado en Word, para que la uses, si te apetece probarlo por tu cuenta. Al terminar el test, sumas la puntuación obtenida en todas las frases y la divides entre 10, y eso da tu Grit.

Según esa puntuación global, podrás saber en qué lugar te sitúas respecto de estadísticas obtenidas de una gran muestra de adultos estadounidenses (no tenemos, que yo sepa, unas estadísticas de referencia españolas), tal como refleja esta tabla.

Un añadido importante. Las frases o preguntas impares reflejan el componente de la PASIÓN dentro del Grit, mientras que las pares corresponden al de PERSEVERANCIA; así que puedes calcular el subíndice de Grit para cada elemento por separado, dividiendo cada subtotal entre 5, y así ver en cuál de los dos ingredientes estás mejor o peor.

Según la autora del test, si obtienes una puntuación alta en pasión, probablemente también obtendrás una puntuación elevada en perseverancia, y viceversa. Asimismo, que en la mayoría de los sujetos que ha estudiado, la puntuación conseguida en Perseverancia (frases pares) suele ser más alta que en Pasión (frases impares). Sorprende este resultado pero tiene sentido. Quizás es más fácil aprender por nuestra cuenta a trabajar duro y ser persistentes pero “encontrar la pasión” es algo que no depende tanto de nosotros.

Para que te hagas una idea, Ángela Duckworth, la autora del libro, obtuvo un Grit global de 4.6; con un 5.0 redondo en perseverancia y un 4.2 en pasión. Su media del segundo elemento baja porque, según ella, “seguir centrada en objetivos coherentes a lo largo del tiempo” le cuesta más que “trabajar con tesón y superar reveses”.

Por último, conviene advertir que esta herramienta no se puede usar con fines evaluatorios, ni clasificatorios, porque al ser un test con preguntas que confían en la buena fe y el criterio de quien las responde, “se puede falsear de manera ridículamente fácil”. Si la persona que rellena el cuestionario tiene algún motivo para mentir, se juega algo en las respuestas (por ejemplo, por estar participando en un proceso de selección para un puesto de trabajo), entonces no va a aportar datos fiables. Eso generaría más Grit del real. Sería un resultado falseado. Por eso es importante que se entienda que el test solo tiene sentido para ejercicios de autovaloración, para uso propio, y siempre que se intente contestar con franqueza y el máximo posible de objetividad, que reconozco es difícil.

Pensando en esa limitación creo que una aproximación alternativa para añadir objetividad sería diseñar unas pruebas, tener que resolver un reto o realizar un proyecto que aporte hechos, signos reales, que permitan a un observador puntuar cada una de las 10 preguntas según cómo reaccione el participante. Por ejemplo: “acabo todo lo que empiezo” se podría comprobar no por lo que dice el participante, sino por cómo realmente actúa en el ejercicio al abordar tareas sucesivas. No sé si esto se ha hecho (intuyo que los Googles y Cía estarán aplicando pruebas de este tipo), pero me parece una línea de trabajo interesante, tanto para el desarrollo del talento como para fomentar habilidades emprendedoras.

Si has tenido paciencia para llegar al final del post, te diré que la obra de Duckworth no debe juzgarse con euforia desmedida pero tampoco de forma injusta. En mi opinión hay mucho de hype alrededor de esta propuesta, pero también aspectos interesantes que vale la pena estudiar y discutir. Se aprenden y fijan cosas interesantes con este libro. A mí me ha servido para reforzar una idea en la que vengo trabajando mucho a título personal desde hace tiempo y es la conveniencia de enfocarme, de intentar hacer muy bien pocas cosas, lo que demanda una férrea disciplina para evitar que la curiosidad me lleve por los cerros de Úbeda. Ésta ha sido una guerra personal mía toda la vida así que me entrego a la biblioterapia para buscar razones que ayuden a vencer mi tendencia natural a la dispersión. Para que la cabra no tire para el monte necesita de un buen arsenal de razones chutadas en vena, y esto lo consigo a menudo a través de los libros. El Grit es una teoría motivacional que puede ayudar a eso pero tiene sus limitaciones, como explicaré en los posts siguientes, que publicaré muy pronto.

A este post le siguen dos más, que forman parte del mismo seriado. Si quieres seguir, puedes leer estas entradas: 2) “¿Se puede desarrollar el Grit?: Lo innato y lo adquirido“, 3)  “Cuando el entusiasmo sobrepasa a la ciencia: Dudas sobre el Grit“.

Nota:  Si te ha gustado el post, puedes suscribirte para recibir en tu buzón las siguientes entradas de este blog. Para eso solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico en el recuadro de “suscribirse por mail” que aparece en la esquina superior derecha de esta página. También puedes seguirme por Twitter o visitar mi otro blog: Blog de Inteligencia Colectiva.

About the author

Amalio Rey

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , , , , , , , , , , , ,

votar

Deja un comentario

17 Respuestas a Teoría del Grit: ¿qué tal vas de pasión y perseverancia? (post-527)

  1. local Tiana 31/07/2017 13:41 #

    no i can do better

  2. jose iribas sanchez de boado 14/05/2017 11:37 #

    Estoy de acuerdo con lo que dice Ken Robinson: tu pasión lo cambia todo. En los estudios, en el trabajo… en la vida.
    https://dametresminutos.wordpress.com/2017/05/06/tu-pasion-lo-cambia-todo/

  3. pere losantos 20/03/2017 10:41 #

    Ay, Amalio. Qué desespero. Más que Grit, esto es el Grito de Munch cuando descubres que tienes un grit bajo.

    Acabo de escribir un post sobre emprendimiento vocacional que ilustra perfectamente el concepto de grit de algunas artesanas y artistas. Sacrifican todo (incluso la pareja) por una idea en la que son buenos y perseveran.

    Siempre nos quedará el esfuerzo y algo de talento, porque la pasión a lo largo de la vida todavía algunos la buscamos, y tal vez rozando los 50 descubrimos que no existía.

    Por cierto, será que las esposas nos conocen mejor que nosotros? Yo también la utilicé de sparring…

    Abrazos

    • Amalio Rey 20/03/2017 20:04 #

      Tranquilo, Pere, tú sigue perseverando para encontrar tu “pasión”. Pero claro, como tienes bajo Grit, lo tienes difícil. Bienvenido al club 🙂

      He leido ahora lo que me mandaste de Cal Newport. Plantea ideas interesantes. Las transcribo para los que se pasen por aquí:

      “Muchas personas creen que la felicidad radica en la primera identificación de la pasión de uno, a continuación, encontrar trabajo que coincida con esa pasión, pero ese enfoque es erróneo. En primer lugar, la pasión innata es rara. En cambio, la pasión se desarrolla lentamente con el tiempo y la experiencia.

  4. Antonio José Masiá 13/02/2017 11:30 #

    Buenas maestro, tengo que decir que me he sentido muy identificado con tu reflexión ya que siempre he tenido que ir vigilando la perseverancia y tratar de gestionar la pasión para que no acabar despistado y sin cerrar nada. Estoy plenamente convenio que trabajar estos aspectos siempre ayudan. Se consigue mucho más siendo constante, perseverante y trabajando con un propósito que sin estos recurso.

    He hecho el test y la verdad es que no me ha sorprendido el resultado. Es lo que esperaba. Aún así me ha resultado interesante ya que pone de manifiesto algo que de alguna manera conocemos y cuando se explicita de alguna forma te permite tomar conciencia de dónde estás. Mi intención es repetirlo con alguien me conozca bien de cerca, para tratar de evitar mis propios sesgos tanto al alza como a la baja.

    Estoy deseando leer el resto de la serie, convenido de que rascarás bien hondo para desvelarnos con claridad que hay detrás del «Grit»

    Un fuerte abrazo!

    • Amalio Rey 13/02/2017 20:52 #

      Gracias, Antonio:
      Sip, las frases del test sintetizan bien algunos patrones. Sirven para la auto-reflexión. Pronto escribo el segundo post.
      un abrazo!!

  5. Julen Iturbe-Ormaetxe 12/02/2017 21:32 #

    Sinceramente, yo estas cosas no las veo, Amalio. Vale, otra propuesta más que considerar y que “encajar” en lo que cada cual es. Pero punto final. Lo dices en el último párrafo: vale, no voy a ser injusto, pero que sea bendecida por una charla TED y que de repente todo el mundo se ponga a darle al asunto…

    Quizá es que eso de que “el Grit es uno de los predictores más importantes del éxito en cualquier ámbito” me pone nervioso. Ya estamos con el éxito a cuestas. ¿Otra receta? Más carga para la abultada balda de la autoayuda.

    Ya, soy injusto. No me he leído el libro. Generalizo. Llego con mis prejuicios. Probablemente sí. Pero no pasa nada. Prefiero seguir manteniendo la distancia crítica respecto a lo que leo de psicología. Importa una visión amplia, que tenga en cuenta diferentes escuelas. Seguro que esta es una más. Bienvenida al carro. Pero hasta ahí.

    Lo que expones en este primer post me suena a pura lógica. Eso sí, frente al grit propondría un modelo más flexible donde cauce principal y afluentes convivan porque así es la vida. A veces tenacidad, esfuerzo, perseverancia. Y otras justo lo contrario.

    No obstante, por supuesto, seguiré leyendo la serie. A lo mejor al final no pienso como ahora jejeje.

    • Amalio Rey 13/02/2017 07:27 #

      Julen:
      Entiendo que esto no lo veas. Esta teoría tiene aristas bastante discutibles. Lo iré explicando en siguientes posts. Para ser justos, Angela Duckworth es una investigadora de prestigio. No es solo el producto de un TED. Tiene una retahila de papers sobre el tema y su trabajo se cimienta en mucha investigación anterior de otros. Eso es lo que me atrae porque el autoayuda bestseller sin chicha detrás, ya sabes, no me gusta, ni le doy crédito. Lo del éxito (y la psicología del éxito) me pone a mí de los nervios también, pero no deja de ser interesante investigar y sistematizar las “buenas prácticas” que ayudan al logro de ciertos objetivos, para el que se los plantee. Eso es saludable si se hace de forma saludable (con perdón de la tautología). Quitando el rollo del éxito, a mí sí que me interesa que se investigue alrededor de eso. Es correcto mantener la distancia crítica a la que eludes. Me apunto. Ya verás que esa premisa se respeta en los siguientes posts.
      En cualquier caso, a mí me parece que la tenacidad y la determinación son rasgos que vale la pena trabajarse. También la capacidad de foco, cuando hay un objetivo claro. En ese sentido creo que el Grit sistematiza ideas que vale la pena seguir metabolizando.

  6. José Miguel Bolívar 12/02/2017 18:09 #

    Muy interesante, maestro. Una herramienta sencilla para mejorar el autoconocimiento. De todos modos, creo que su utilidad también depende mucho del grado de autoconocimiento previo. En mi caso, al menos, tampoco me ha dicho muchas cosas que no supiera. Además, lo repetí con ayuda de Paz y el resultado varió solo en una décima. Sí me ha sorprendido que la parte de pasión esté prácticamente a la par con perseverancia, porque a priori me habría ubicado quizás algo más alto en esta última y bastante menos en pasión. Lo dicho. Interesante…
    Un abrazo!

    • Amalio Rey 13/02/2017 07:31 #

      Sip, JM, porque el autoconocimiento es una cosa buena. Bienvenido lo que ayude a “pensarse” a uno mismo, sin agobios, ni expectativas insanas. A mí tampoco me dijo demasiadas cosas que no supiera, pero me ayudó a ordenarlas y ponerles unas etiquetas más claras. Esto del “Grit” funciona un poco como la “Inteligencia Emocional” de Goleman, que son cosas ya conocidas, pero que planteadas de un modo más ordenado, entran mejor. El ingrediente de la “pasión” es, para mí, el más misterioso de la ecuación, y lo condiciona todo. Creo que es de las cosas que más me ha hecho pensar. Un abrazo para tí y Paz

  7. Juan Manuel 12/02/2017 13:32 #

    “a diferencia de ella que es expeditiva siempre”…

    Ahi te la has jugado, Amalio.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El impacto controvertido del Grit en la educación (post-533) | - 11/04/2017

    […] dedico al tema. Las anteriores son éstas, por si te apetece seguir el hilo desde el principio: 1) Teoría del Grit: ¿qué tal vas de pasión y perseverancia? 2) ¿Se puede desarrollar el Grit?: lo innato y lo adquirido, 3) Cuando el entusiasmo sobrepasa a […]

  2. Liberada nueva versión del Canvas del Liderazgo Innovador (post-533) | - 21/03/2017

    […] “Enfocar” (“Focus”). Hemos creído interesante asociar en parte este sub-canvas con la teoría del Grit, de la que ya he hablado bastante en este […]

  3. Cuando el entusiasmo sobrepasa a la ciencia: Dudas sobre el Grit (post-531) | - 11/03/2017

    […] Ángela Duckworth. En mis dos posts anteriores, que sugiero leer antes que éste, hablé sobre la teoría del Grit y el test para medirlo así como si se puede desarrollar el Grit, teniendo en cuenta cuánto hay de innato y de adquirido […]

  4. Sintetia » Test del Grit: ¿cómo vas de pasión y perseverancia? - 21/02/2017

    […] NOTA: Ésta es una versión resumida del post original. Si quieres leer el texto completo, puedes hacerlo en el blog de Amalio Rey. […]

  5. ¿Se puede desarrollar el Grit?: lo innato y lo adquirido (post-529) | - 18/02/2017

    […] un post anterior expliqué qué es el Grit y dije que iba a escribir un seriado sobre el libro de Angela Duckworth. Ésta es la segunda […]