10 razones para bloguear 10 años (post-575)


Hoy, sábado 23 de junio, este blog cumple su 10º aniversario. Más de 570 posts publicados desde aquel “Hola Mundo” con que titulé mi primera entrada. ¡¡Es increíble cómo pasa el tiempo!!

Quería hacer algo especial para celebrar la fecha. Mi plan para la ocasión era publicar una nueva versión del blog, después de pasarlo por un restyling integral, pero medí mal los tiempos y llegué tarde. Sigo trabajando en la idea, pero será para más adelante, porque quiero hacerlo bien. Me apetece darle al blog una imagen minimalista, que prime los textos y tenga una estética más limpia. Voy a quitarle toda la farfolla y dejar sólo lo que tiene realmente interés.

Cree este blog sin ninguna expectativa. Jamás pensé que duraría tanto. Siempre supuse que sería un impulso pasajero. No me veía escribiendo con regularidad, en un mismo sitio, durante un período tan largo. Después descubrí que esto me gustaba mucho y con los años se convirtió en un hábito agradable. Hoy me queda claro que es de las mejores cosas que he hecho en mi vida, y de las pocas que ha sobrevivido al desgaste del tiempo, así que por algo será.

Éste es un día que me apetece hacer algo de resumen. He estado pensando por qué sigo escribiendo aquí, qué me aporta este blog, y éste es el decálogo que me ha salido:

1. Escribo para comprender, como dice Saramago. Si necesito aclararme de algo, porque es complejo o no lo he pensado lo suficiente, el reto de tener que exponer públicamente lo que pienso me empuja a reunir evidencias y afinar los argumentos. Muchísimas veces he cambiado de opinión después de escribir un post, así que hasta que no escribo, no estoy seguro de que he entendido bien un problema.

2. Mi memoria expandida: El blog se ha convertido en mi repositorio documental de las cosas más interesantes que me ocurren. Es mi memoria expandida. Cuando necesito acordarme de algo, sé que puedo encontrarlo aquí. A más años posteando, más valor tiene el inventario que voy acumulando.

3. Un viaje que, por sí mismo, vale la pena: El proceso de convertir una experiencia personal, algo que me pasa y que me apetece contar, en un texto publicable, puede ser un viaje repleto de momentos que valen la pena. Algunos posts salen en un pispas, casi en automático, como si los llevara tatuados en la memoria; pero otros son como un parto, o pasan por una montaña rusa de emociones si implican recuerdos o situaciones delicadas. Ese viaje, muchas veces, me ha revelado matices o detalles que me hubiera perdido de no haber hecho ese esfuerzo de documentarlo.

4. Mi facilitador social: Gracias al blog, he conocido y sigo conociendo a gente muy interesante. Las personas que me leen se acercan a mí, lo que me ahorra que yo tenga que acercarme a ellas. Soy, en el fondo, aunque nadie me crea cuando lo digo, una persona tímida, así que el blog me ayuda a socializar sin tanto esfuerzo. Es mi carta de presentación. No tengo que venderme, y eso me da mucha paz.

5. Más trabajo, mejores proyectos: La gran mayoría de los contratos que consigo provienen de personas que me han conocido a través del blog. Estoy convencido de que con la dura crisis que hemos vivido, lo hubiera pasado canutas sin la visibilidad que me dio este sitio. Que estos contenidos circulen en las redes o que visiten semanalmente la bandeja de entrada de casi dos mil personas vía suscripción, facilita una presencia que puede ser decisiva para que alguien se acuerde de mí como posible colaborador. También me sirve como mecanismo de autoselección para acceder a mejores proyectos, porque sólo se me acerca gente que me propone cosas que creen que a mí pueden gustarme por el tipo de contenidos que publico.

6. El feedback es adictivo: La retroalimentación que recibo, a través de los comentarios y de las redes sociales, es muy estimulante. Las estadísticas, tanto de comentarios como de visitas, han bajado bastante, pero a mí una vez que supero cierto umbral, que sigue siendo alto, lo que me importa es lo cualitativo. Más de una vez he recibido mensajes de gente que aprecio, comentando entradas, que me han salvado el día. Es un subidón ver que lo que escribo puede ser interesante, o servir de algo, para gente que admiro. Lo que más me pone es que me digan que un post mío le resultó muy útil.

7. Lectura profunda: Desde que tengo el blog, leo los libros con una actitud distinta, con más concentración e intensidad, porque sé que después voy a hacerles una reseña. Tomo muchas notas, marco fragmentos y pongo en guardia mi perfil crítico para después poder contarlo de un modo interesante. Ese ejercicio de los posts-reseñas me ayuda a sintetizar y a fijar mejor las ideas.

8. Mini-proyectos de investigación: Algunos posts que he escrito en esta casa llevan detrás bastante estudio e investigación. Hay temas que he tratado porque me gustaban pero no porque los entendiera, así que eso me ha obligado a investigar mucho, lo que ha sido estupendo para aprender cosas nuevas. Me doy cuenta de que ese conocimiento lo aprovecho después en mi trabajo y me genera serendipias.

9. Conexiones extraordinarias: Los blogs crean lazos misteriosos, porque nos sigue gente sin que uno lo sepa. Por ejemplo, me ha pasado mucho de llegar a un lugar confiando en que soy un perfecto desconocido, y se me acerque alguien para comentarme uno de mis posts, agradecerme algún texto que le vino bien para un curso, o simplemente decirme que me lee. Me he llevado muchas sorpresas con gente que gracias al blog sabe más de mí de lo que yo jamás podría suponer, y eso más que asustarme, me produce una sensación de familiaridad. Me resulta práctico que la gente sepa lo que pienso sobre determinados aspectos, por ejemplo, los políticos, gracias a que antes me ha leído. Eso me evita dar explicaciones.

10. Disfruto escribiendo: Esto es lo más importante. Cuando deje de hacerlo, cierro el blog. Ya he contado 10 cosas que NO hago… para disfrutar posteando. Me lo paso realmente bien, así que tener una cita frecuente con el blog es una oportunidad para hacerlo también con un objetivo. A mí me hubiera gustado ser periodista y, por supuesto, escribir mejor. Así que esto me lo tomo también como un reto creativo en el que puedo experimentar con los giros narrativos. No puedo decir que esté del todo satisfecho porque tengo la sensación de que me repito mucho. Me gustaría arriesgar con nuevos formatos porque creo que me divertiría aún más. Le estoy dando vueltas a la idea de cambiarme a un formato más de microblogging, para escribir posts más cortos. Como ya conté en otra entrada, me pone mucho la síntesis así que algo quiero hacer para desarrollar esa habilidad.

Antes de despedirme, ¡¡quiero agradecerte que me leas!!. Tus visitas son la razón principal de que tenga un blog y no un diario personal. Soy consciente de los muchos focos que compiten por tu atención con contenidos de calidad, así que me honra que dediques un rato de tu escaso tiempo a visitarme.

Sin más que añadir, declaro inaugurada mi 11ª temporada bloguera. Prometo novedades muy pronto. Aprovecho la ocasión para dejarte mi Top30, una selección de mis entradas favoritas de los últimos 3 años [OJO, no están en orden de preferencia] que, como es habitual, no siempre coinciden con las más populares. Son los textos con los que más he disfrutado, bien porque eran temas sobre los que me apetecía mucho escribir y/o porque quedé más satisfecho con el resultado final. Échale un vistazo al listado por si te perdiste alguno:

  1. Christopher Hitchens, el escéptico héroe intelectual
  2. Paradoja de la #MarcaPersonal: A más marca, menos personal
  3. Desmontando el mito moderno de la innovación disruptiva
  4. Diseño paternalista vs. Interfaces que empoderan
  5. La Inteligencia Híbrida y el increíble caso de Stitch Fix
  6. Daniel Blake y la deshumanización de lo público
  7. Poniendo en valor la buena educación tradicional
  8. Cuando los cargos públicos no tienen tiempo para pensar
  9. TED Talks o la McDonaldización del arte de comunicar
  10. Los caminos de deseo, o cuando la gente vota con sus pies
  11. ¿Cuánto de conveniente es ser resultadistas?
  12. La rosquilla invertida y el contrato secreto
  13. Cuba, diciembre 2015
  14. ¿Debemos ser tan radicales en la innovación educativa?
  15. Trabajo profundo, o el control de la atención como una destreza vital
  16. Sobre la cultura del esfuerzo en educación
  17. 10 premisas estratégicas para entender el Design Thinking
  18. Sociedad cuantificada y Darwinismo de Datos
  19. ¿Y por qué no están aquí mis jefes?
  20. Felicidad por diseño
  21. Ciencia vs. Sentido Común: Todo es obvio si conoces la respuesta
  22. Aprender a pensar, escribir, hablar y… a aprender
  23. Los rankings en educación y el mejor maestro del mundo
  24. Harto del fast food de Pensamiento Positivo
  25. La falacia de los indicadores que no miden lo que prometen
  26. Nadie se hace multimillonario de forma honrada pero yo aceptaría los 320 millones de Amancio
  27. El emprendizaje universitario es políticamente ñoño
  28. Cuando las normas nos vuelven más pasivos
  29. Diez hábitos para cultivar el Pensamiento Crítico
  30. Desmitificando la fuerza de voluntad
PD/ La imagen es de Pixabay.com. Si te ha gustado el post, puedes suscribirte para recibir en tu buzón las siguientes entradas de este blog. Para eso solo tienes que introducir tu dirección de correo electrónico en el recuadro de “suscribirse por mail” que aparece en la esquina superior derecha de esta página. También puedes seguirme por Twitter o visitar mi otro blog: Blog de Inteligencia Colectiva.

About the author

Amalio Rey

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

, , , , , ,

Deja un comentario

24 Respuestas a 10 razones para bloguear 10 años (post-575)

  1. Raquel 27/06/2018 06:19 #

    Felicidades Amalio. Yo te sigo desde hace tiempo y te admiro por tu pasión y la profundidad con la que tocas cada tema. De todos los posts aprendo algo. Me encantaría tener una empresa donde contratarte y que se hicieran proyectos contigo.

    • Amalio Rey 29/06/2018 12:17 #

      Gracias, Raquel. Bueno, aunque no haya contratación de por medio, espero que podamos coincidir en algún sitio o proyecto. Un saludo

  2. Juan José Ríos Piñera 26/06/2018 19:15 #

    Enhorabuena, Amalio. Como bloguero de 10 años (en dos blogs y materias diferentes) te entiendo perfectamente, aunque a una distancia sideral de tus opiniones y contenidos, por lo que a cantidad y calidad se refiere.

    Eres uno de los escasos referentes a seguir en materia de innovación en este país, y me has servido de inspiración más de una vez, pero también discrepo en alguna cuestión: vivir en clave de blog, en mi caso, que no tengo tu facilidad para escribir, genera estrés y es un dogal que uno se autoimpone, … así como una tentación recurrente de abandonarlo. Sinceramente, no creo que escribiendo un blog se viva mejor,…pero una fuerza superior a uno parece que le empuja a seguir,…¡A por la undécima temporada¡, Amalio. Esperamos con impaciencia ese nuevo formato. Un abrazo

    • Amalio Rey 29/06/2018 12:26 #

      Hola, Juan José. Lo de la calidad y cantidad, pues oye, cada uno/a escribe a su ritmo y llega a donde pueda, o le dejen. De lo que se trata es de disfrutar al hacerlo.
      A ver, no entiendo muy bien cuál es la discrepancia. Yo no he dicho que haya que “vivir en clave de blog”. Nunca me verás dar recetas universales sobre nada. Si algo me genera estrés, intento no hacerlo. Me refiero a cosas, como escribir en un blog, que es algo opcional. No hay que auto-imponerse nada. De hecho, en mi post solo cuento mi experiencia, sin ningún ánimo de extrapolarla a los demás. En mi caso, insisto, y solo en mi caso, tener este blog ha enriquecido mi vida, le ha aportado más sentido y es algo que me ha hecho “vivir mejor”. Lo que a mí me empuja a seguir son todas esas ventajas que comento en el texto, pero sobre todo la última, la de que disfruto encajando palabras. Si eso no se cumpliera, hubiera dejado esto hace tiempo. A estas alturas no estamos para cargarnos de estrés innecesarios. Un saludo

      • Juan José Ríos Piñera 02/07/2018 08:50 #

        Perdona, Amalio, no me he debido de expresar bien. En primer lugar, yo no he dicho que tú pretendas imponer nada, Simplemente he aportado mi particular visión de lo que supone para mí vivir en clave de blog. Yo no tengo tus capacidades ni tu visión ni tu audiencia ni soy un profesional de tu nivel, por lo que en mi caso las ideas no fluyen con tanta facilidad como te ocurre a tí, como fruto de tu rica y variada experiencia profesional.
        Obviamente, escribir un blog es opcional, pero si no te autoimpones (uno, personalmente, no nadie externo) publicar posts con una mínima periodicidad, mi opinión es que al final, lo abandonas.
        Por eso aludo al “dogal que uno se autoimpone”, como opinión personal, insisto. Y por eso digo que, en mi caso, me aporta alguna satisfacción personal pero que también me supone estrés, y pesar de eso, por alguna razón que debe tener algo de masoquismo intelectual, aquí sigo.
        En resumen, admirado Amalio, que la discrepancia con una de tus razones para bloguear sólo es una opinión personal desde mi propia condición de bloguero.
        un abrazo

        • Amalio Rey 02/07/2018 12:09 #

          No pasa nada, Juanjo. Te entiendo. Pero la idea que intento transmitirte es esta: si tienes que “autoimponerte publicar posts con una minima periodicidad”, entonces algo no encaja. Yo no tengo que hacer eso. De hecho, no tengo ninguna periodicidad establecida. Escribo por impulsos, cuando me apetece, porque me lo tomo como algo voluntario. Si tuviera que hacer eso, efectivamente, ya hubiera abandonado. Un abrazo

  3. Juanjo Brizuela 26/06/2018 11:25 #

    Zorionak maestro Amalio!
    Coincidencia que el tiempo pasado sea el mismo: 10 años, desde que yo también decidí que quería expresarme en la red. Primero fue mucho más de ocio para después convertirse en un espacio más profesional desde mi óptica personal.
    Aprendí mucho de ti. Quiero decir APRENDO mucho de ti. Creo que no es sólo lo que dices sino CÓMO LO DICES para darte cuenta que cada blog te da algo más que únicamente conocimiento: una manera de ser, de pensar y de hacer.
    Pero sobre todo la tremenda constancia con el blog y una cosa más que he aprendido: COMPROMISO con él y con nosotros, los lectores, por responder muchas veces con tanta profundidad o más que el propio texto en sí.
    Así que más que felicitarte debemos darte las GRACIAS.
    Que sigamos compartiéndolo.

    • Amalio Rey 29/06/2018 12:30 #

      Zoroniak, Juanjo!!!
      Una pena no haberme dado cuenta que tu blog cumplía también diez (merecidos) años. Ni sabía que tenías uno más viejo que el mío 🙂 Hemos hablado mucho de esto de bloguear, sobre todo con chuletas y caldos por medio, y ambos sabemos lo que se disfruta, y lo mucho que nos aporta. Nos conocimos gracias a esto, y #redca es hija de lazos tejidos entre bloguero/as. Aprendemos mutuamente.
      La verdad es que no siento que lo mío sea “compromiso”. Escribo porque me gusta, es algo bastante natural. Y respondo a los comentarios porque me alegra mucho leerlos. Es la parte conversacional de esto, así que me gusta alimentarla. Un abrazo fuerte!!!

  4. Nacho 25/06/2018 09:15 #

    Enhorabuena por el aniversario y a la espera de otros diez años más.

  5. David Sánchez Rubio 25/06/2018 08:41 #

    Muchas felicidades y enhorabuena por ese camino de sigues construyendo.

    Toda una referencia para los que, humildemente, tratamos de aportar nuestra pequeña contribución para mejorar el entorno.

    Un abrazo!

  6. jesusmartinezmarin 25/06/2018 08:25 #

    Felicidades Amalio, ¡aprendemos tanto leyendote! Gracias por seguir.

    • Amalio Rey 29/06/2018 12:31 #

      De bloguero a bloguero, Jesús… ya sabes de qué va esto. Nos seguimos leyendo… y aprendiendo juntos. Un abrazo

  7. Iván 25/06/2018 07:33 #

    Gracias por escribir Amalio. Eres de los 3 o 4 blogs que tengo de referencia, Julen y Enrique Dans son otros. Debo decirte que estoy muy agradecido por el conocimiento que compartes, soy de los que has ayudado a interesarse y/o profundizar en temas: hibridación, lecturas diversas, design thinking, inteligencia colectiva, etc. Más allá del gusto de leerte y aprender con tus miradas y reflexiones ,siento casi desde que te conozco que eres una persona cercana y de mi entorno, un amigo que está ahí a pesar de la distancia geográfica, una persona de confianza a la que puedo llamar y pedir consejo, y eso siempre se agradece. Un abrazo desde Oriente.

    • Amalio Rey 29/06/2018 12:34 #

      Iván, siento admiración por tu forma de vivir, y también por lo que compartes de tus viajes y experiencias vitales. Leerte también me ha abierto a nuevos temas y sensibilidades. Espero que me sigas llamando, cada vez que te apetezca, a pesar de la distancia. Tu nueva estancia en Singapur va a dar mucho material para contar. Me encanta que sigas “viajaprendiendo”, y que lo compartas. Un fuerte abrazo, amigo

  8. Alberto Blanco 24/06/2018 19:54 #

    Es una suerte para muchos que exista tu blog, entre los que me incluyo. Muchas felicidades y seguiremos disfrutando de tu blog hasta que el cuerpo aguante.

    Abrazos!!

    Alberto

    • Amalio Rey 29/06/2018 12:35 #

      Gracias, Alberto. Un honor verte por aquí. ¡¡a seguir disfrutando!! un abrazo

  9. Julen 24/06/2018 06:38 #

    Hay que ver lo bien que lo pasamos blogueando, Amalio. Da gusto leer esas diez razones y darse cuenta de que en realidad, lo hacemos porque nos gusta. Y si, además, es útil para otras personas, ¡qué mejor contribución! Sí, pasan los años y aquí seguimos, convencidos de que nuestra forma de estar en este mundo es con un blog a cuestas. Una carga que hace tiempo dejó de serlo para convertirse en un compañero inseparable de lo que somos y hacemos.
    Un abrazo muy grande 🙂

    • Amalio Rey 24/06/2018 10:31 #

      Desde luego, Julen. Compartimos las mismas sensaciones. Ya sabes que tú eres uno de los culpables de que yo me haya enganchado a este hobby. Siempre he admirado tu forma de bloguear, y sigo aprendiendo contigo. Un abrazo!!!

  10. David Soler 23/06/2018 15:20 #

    ¡Felicidades Amalio! El mío tiene 8 años y medio. El tuyo es uno de mis favoritos… en mi Top5.

    Gracias por estos años de conocimiento

    • Teresa Jular Pérez-Alfaro 23/06/2018 19:48 #

      Te conocí primero por tu blog. Tus entradas me parecieron muy interesantes, pero como eres más bien sesudo, escribes largo y tan a contracorriente, te leía solo de vez en cuando, dosificándote para poder asimilarte, pues a menudo me hacías cuestionarme ideas arraigadas.
      Después supe que teníamos en Colaborabora un nodo compartido y te leí con más frecuencia, con el deseo de coincidir en persona en algún evento o poder invitarte a alguno que programe yo. Aún lo espero.
      Pero el blog me parece cada vez más importante y, últimamente, más que leerte, te bebo, pues estás aportándome (tú y tus lectores también) ideas y pistas que aplacan mis inquietudes. Me da igual que haya que destinar bastante tiempo, lo quito de otra cosa. Hay aquí pensamiento de nivel. Y corazón también, creo, hay compromiso.
      Me apunto a repasar esos 30 post que has seleccionado y te animo a que sigas, desde luego. Y muchas gracias por tu generosidad.

      • Amalio Rey 24/06/2018 10:40 #

        Teresa, me ha emocionado tu comentario. Lo cuentas muy bien, incluido lo de que soy “sesudo”, para bien y para mal. Eso hace, a veces, que mis posts sean muy densos y que sea pesado leerme. Me lo han dicho, pero no voy a cambiar el estilo salvo intentar un formato más breve que, como decía, me apetece mucho. No sabes lo que te agradezco que dediques parte de tu precioso tiempo a leerme con ese interés. A ver qué tal con mi Top30. Ojalá tengamos alguna oportunidad de conocernos personalmente. Un abrazo!!

    • Amalio Rey 24/06/2018 10:35 #

      Gracias, David. Ya ves, te vas acercando a las “bodas de aluminio” con tu blog. Diez años no es poca cosa. Tiene su mérito. Me honra saber que me lees con frecuencia y me has incluido en ese grupo selecto porque sé que eres una persona con mucho criterio. Un abrazo